Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Errejón destaca la huella del parlamentario José Luis Serrano en una despedida que "ha ido más allá de Podemos"

El secretario político y diputado nacional de Podemos, Íñigo Errejón, ha destacado la huella que ha dejado el parlamentario andaluz José Luis Serrano, fallecido en la madrugada de este pasado viernes a los 55 años de edad, en un entierro-homenaje que se le ha oficiado este sábado en la ciudad de Granada, un acto que "ha ido más allá de Podemos".
Así lo ha descrito, en declaraciones realizadas este sábado a Europa Press, Íñigo Errejón, quien ha explicado que desde Podemos han querido "mostrar nuestra gratitud moral y política a un referente intelectual, a un hombre que ha representado una gran defensa de su comunidad, de Andalucía".
Fuentes de Podemos en Granada han indicado que al homenaje han asistido compañeros de partido como la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, junto con los miembros del grupo parlamentario andaluz de Podemos al completo, multitud de personalidades del ámbito civil y del ámbito universitario, además de diputados andaluces y nacionales.
En esa línea, Errejón ha querido resaltar "la inmensa cuantía y la diversidad de gente" que ha asistido a dar su último adiós a Serrano, lo que, a su juicio, "simboliza la huella tan grande que esta persona deja".
El acto, que se ha llevado a cabo en el cementerio granadino de San José, estaba previsto que fuera de carácter íntimo, pero, según han señalado fuentes de Podemos, "ha sido un acto popular, porque toda la ciudadanía quería despedirse de él".
José Luis Serrano, que fallecía a causa de un cáncer en la Clínica de la Inmaculada de Granada, había apartado temporalmente su carrera académica como catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Granada para dedicarse a la política, estaba casado y era padre de tres hijos y deja un importante legado literario, cultural y político centrado en la reivindicación de Andalucía como nacionalidad histórica y la protección de los servicios públicos y el patrimonio.