Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Ertzaintza desactiva dos bombas trampa en el repetidor de Hernani y localiza una tercera

Un artefacto explosivo causa daños materiales en un repetidor de Hernani. Vídeo: ATLAS.telecinco.es
El departamento vasco de Interior ha confirmado que a unos 10 metros del camino que da acceso al repetidor de televisión del barrio de Santa Bárbara los terroristas habían colocado la primera bomba dentro de un recipiente metálico que estaba oculto en una mochila. El dispositivo estaba conectada a un cable apenas visible, que cruzaba dicho camino, a unos 70 metros del repetidor.
En las proximidades, la Ertzaintza ha encontrado posteriormente la segunda mochila que ha sido neutralizada pasado el mediodía. Al igual que la primera, se encontraba oculta en una mochila y contaba con un dispositivo de activación por medio de un cable.
Fuentes de la lucha antiterrorista han precisado por su parte que se habría localizado en el lugar una tercera bomba de similares características.
Durante la inspección, los agentes también hallaron en los alrededores tres pequeños carteles y una pintada con la inscripción en euskera "Kontuz bonba ETA" (Cuidado bomba. ETA).
El objetivo de los terroristas era que, tras el atentado contra el repetidor de televisión que se ha producido a la una de la madrugada en el barrio Santa Bárbara, la Ertzaintza acudiera al lugar y algún agente tropezara con los cables conectados a las bombas, lo que las hubiera activado. Sin embargo, la Policía vasca prefirió retrasar la inspección hasta primeras horas del viernes ante la sospecha de la explosión fuera un "cebo".
El atentado contra el repetidor, que ocasionó un gran estruendo y se escuchó en distintos puntos de esta localidad, no ha causado víctimas, aunque sí daños materiales que están siendo analizados. LA/ EPF