Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España apuesta por "el mejor candidato" para sustituir a Ban Ki Moon, "preferiblemente una mujer"

La ONU estrenará este año un proceso de selección más transparente, en el que participará España como miembro del Consejo de Seguridad
España quiere "al mejor candidato" para sustituir a Ban Ki Moon al frente de la secretaría general de la ONU y "preferiblemente" que sea "mujer", han desvelado este martes fuentes diplomáticas, que consideran que esta posición puede ser "perfectamente asumible" por el Gobierno que entre.
El mandato de Ban Ki Moon expira el 31 de diciembre de 2016, por lo que antes, en el otoño, se debería elegir a su sustituto. La elección del nuevo secretario o secretaria general (sería la primera) de la ONU coincidirá con la presencia de España en el Consejo de Seguridad de la organización, un mandato que inició el 1 de enero de 2015 y que termina también el 31 de diciembre próximo.
Este año el proceso de elección del secretario general será distinto a los anteriores. Si hasta la fecha eran los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad quienes realmente seleccionaban al candidato en un proceso caracterizado por su secretismo, en diciembre de 2014 la Asamblea advirtió de que la elección del secretario general debía guiarse por los principios de "transparencia" y "fundamentarse" en la "participación de todos los Estados miembros".
En cumplimiento de esta resolución, se ha invitado a los países miembros a que presenten candidatos, quienes se someterán, y ahí radica la principal novedad, a un proceso de selección que incluye unas audiencias en las que los países miembros del Consejo de Seguridad, pero también el resto, podrán poner a prueba a los candidatos, sometiéndoles a preguntas.
La Asamblea General ha pedido que no sean solo los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU los que estén presentes en estos exámenes a los candidatos, sino que puedan abrirse, si el candidato está de acuerdo, al resto de los países de Naciones Unidas.
En este proceso España favorecerá las candidaturas de mujeres, según la posición que ha adoptado el Gobierno y que ha plasmado en un folleto informativo que en esta semana presentará al conjunto de las Embajadas acreditadas en nuestro país. "El objetivo es poder seleccionar al mejor candidato, preferiblemente una mujer", se resume en el documento.
Pero el Gobierno también se ha comprometido a "promover una distribución geográfica equitativa", lo que equivale a decir que se valorará el hecho de que el candidato proceda de Europa Oriental, el único de los cinco grupos regionales en que se divide la ONU que no ha tenido todavía un secretario general procedente de su misma área geográfica.
LAS CANDIDATURAS FORMALIZADAS
Dicho de otro modo, el aspirante que no sea de Europa Occidental partirá en desventaja. Este es en principio el caso del candidato propuesto por Portugal, el del exprimer ministro y ex Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) Antonio Guterres.
Otras candidaturas ya formalizadas sí proceden de Europa Oriental, como las de la exministra de Exteriores croata Vesna Pusic, el macedonio Srgjan Kerim y el ministro de Exteriores de Montenegro Igor Luksic.
Pero también suenan otros nombres, como el de las búlgaras Irina Bokova, actual directora general de la UNESCO y Kristalina Ivanova Georgieva, que es comisaria europea de Presupuestos y Recursos Humanos. Y todavía saldrán más nombres, vaticinan las fuentes.
NO HABRÁ CANDIDATO ESPAÑOL
España, como miembro del Consejo de Seguridad, formará parte del Comité Selector de los candidatos, por lo que es previsible que los candidatos que aspiran a la Secretaría General de la ONU desfilen por nuestro país para defender su candidatura ante el Gobierno de turno. Precisamente por esa voluntad de dar preferencia a los candidatos de Europa del Este, el Gobierno no se ha planteado presentar un candidato español, han aclarado las fuentes del departamento que dirige en funciones José Manuel García-Margallo.
El compromiso de terminar con el secretismo y la opacidad que ha caracterizado los procesos de elección del secretario general de la ONU en el pasado es tal que hasta existe un grupo de países capitaneados por Liechtenstein que se encargarán de vigilar la 'limpieza' de todo el proceso.
Aunque no se ha aprobado un calendario específico para el proceso de selección, las fuentes consultadas estiman que podría arrancar en marzo con la formalización de todas las candidaturas y las primeras audiencias, para que a la vuelta del verano se pudiera tomar una decisión, que en última instancia deberá aprobar la Asamblea General en otoño.