Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España participa por vez primera en reunión ministerial del Grupo Internacional de Apoyo a Siria

Invitado por EEUU y Rusia, el Gobierno ha enviado al secretario de Estado de Asuntos Exteriores
España ha participado este martes por vez primera en una reunión ministerial del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (GIAS) que desde noviembre de 2015 busca poner fin al conflicto en el país árabe, que suma ya cinco años en guerra, han informado fuentes diplomáticas.
Viena ha acogido la cuarta reunión que este foro celebra a nivel de ministros y en la que por primera vez participará España invitada por las copresidencias rusa y estadounidense del grupo. Ha encabezado la delegación española el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ignacio Ybáñez.
Desde que se invitara a España a unirse al GIAS en marzo pasado, nuestro país tan solo había participado en encuentros técnicos relacionados con los aspectos humanitarios del conflicto.
El GIAS se creó en Viena el 14 de noviembre de 2015, un día después de los atentados de París, con la participación de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (EEUU, Rusia, China, Francia y Reino Unido), más Irán, Arabia Saudí, Turquía, Egipto, Qatar, Emiratos Arabes Unidos, Jordania, Líbano, Irak, Omán, Alemania, Italia, junto con la UE, la ONU, y la Liga Arabe.
Esta cooperación tiene su origen en la colaboración iniciada entre
EEUU y Rusia a partir de la intervención militar rusa en octubre de 2015. Su papel quedó consolidado con la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que adoptó su hoja de ruta para la paz en Siria.
La resolución 2254, en concreto, apuesta por abrir en Siria un proceso político dirigido por los propios sirios bajo los auspicios de la ONU, que establezca en el plazo de seis meses un gobierno inclusivo, inicie el proceso de redacción de una nueva Constitución y celebre en el plazo de 18 meses elecciones libres y justas en las que puedan participar todos los sirios, incluidos los de la diáspora.
Vincula el cese de hostilidades al proceso político, pero sin que suponga una precondición para el diálogo. Este cese de hostilidades excluye al Daesh (el autoproclamado Estado Islámico), Al Qaeda y otros grupos designados como terroristas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
En la reunión de este martes, el GIAS no ha fijado ningún calendario preciso para la reanudación de las conversaciones de paz auspiciadas por Naciones Unidas entre el régimen de Bashar al Assad y los representantes de la oposición, que permanecen estancadas.
El objetivo sigue siendo cumplir con el plazo máximo del 1 de agosto, una fecha para la que ya debería estar lista una 'hoja de ruta' para la transición política en Siria.
El Grupo de Apoyo ha instado a todas las partes a implicarse de forma "constructiva" con el enviado especial de la ONU para la guerra siria, Staffan de Mistura, de cara a resolver los asuntos "fundamentales" que siguen pendientes. El comunicado final de la reunión no menciona ninguna cuestión concreta, aunque uno de los aspectos más espinosos sigue siendo cuál debe ser el futuro de Al Assad.
ALTO EL FUEGO
El diálogo tiene entre sus principales trabas la continuación de la violencia sobre el terreno, donde siguen produciéndose combates y la ayuda no llega a quienes la necesitan. El Grupo ha insistido en "la importancia del cese total de las hostilidades".
Todos los actores beligerantes se han cruzado reproches y acusaciones por las evidentes violaciones de la tregua, que no se aplica a grupos terroristas como Estado Islámico o el Frente al Nusra --este último filial de Al Qaeda en Siria--.
El ministro de Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha afirmado que Estados Unidos y Rusia, principales valedores de la oposición y del Gobierno sirio, respectivamente, están dispuestos a señalar a los responsables de violar el alto el fuego.
Así lo recoge el comunicado difundido al término de la reunión y que abre la puerta a la adopción de "acciones apropiadas" contra quienes incumplan de forma "persistente" los compromisos firmados. Entre las consecuencias citadas figura la "exclusión" de esa parte de los acuerdos de tregua y, por extensión, el final de la "protección".
AYUDA HUMANITARIA
El Grupo Internacional de Apoyo a Siria ha expresado su "grave preocupación" por la situación de los civiles, atrapados en un conflicto que se prolonga ya desde hace más de cinco años. A pesar de que la reanudación del diálogo en febrero permitió la llegada de la ayuda humanitaria a zonas asediadas, la situación se ha estancado en las últimas semanas.
Los países presentes en Viena han recordado que el bloqueo de las poblaciones civiles supone "una violación del Derecho Internacional Humanitario" y han reclamado a "todas las partes" que permitan que organizaciones como la ONU o el Comité Internacional de la Cruz Roja pueden llegar a todas las áreas requeridas.
Si la ONU no recibe permisos antes del 1 de junio, el Grupo ha dado luz verde para que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) comience a arrojar la ayuda desde el aire.