Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España ofrece a Marruecos su experiencia en la transformación tecnológica de la justicia

El Ministerio de Justicia ha presentado este miércoles al Consejo Superior del Poder Judicial de Marruecos el proyecto de implantación de la Oficina Judicial y del Expediente Judicial Electrónico, ejes principales de la transformación tecnológica de la justicia española.
Así lo han puesto de manifiesto el director general de Cooperación Jurídica Internacional, Javier Herrera, y la subdirectora general de Programación de la Modernización, Rosa Tomé, quienes han recibido a una delegación compuesta por miembros del nuevo Consejo Superior del Poder Judicial de Marruecos.
En el encuentro se han abordado también las actuaciones de coordinación sobre la dotación de recursos humanos y la ordenación de los medios materiales en esta Administración, así como las relaciones del Ministerio de Justicia con el Consejo General del Poder Judicial y la comisión mixta creada para su dinamización, algo que la delegación marroquí ha podido conocer de primera mano en las visitas que ha realizado esta semana a la sede del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).
La reunión de hoy se enmarca en el Programa Masar impulsado en 2012 por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) con el objetivo de apoyar los procesos democráticos en los países del norte de África y Oriente Próximo, contribuyendo a la modernización y fortalecimiento de sus instituciones y del Estado de Derecho. Además de Marruecos, el Programa Masar colabora con países como Túnez, Egipto, Libia, Argelia, Mauritania, Jordania, Líbano y Territorios Palestinos.
El Ministerio de Justicia contribuye con sus iniciativas a través de la participación de expertos, organización de visitas de estudio, formación de recursos humanos, asistencia técnica e intercambio de buenas prácticas, así como mediante la organización de seminarios, conferencias y otras actividades de sensibilización para facilitar la transmisión de experiencias entre países árabes que se encuentran en distintas fases de su proceso de construcción democrática.