Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España pide a la ONU que los policías desplegados en misiones de paz tengan "rigurosa formación" en Derechos Humanos

El secretario de Estado de seguridad español, Francisco Martínez, ha pedido a los Estados miembros de la ONU que sean "muy rigurosos" en la formación de los agentes de policía de cada país que participan en las misiones de paz amparadas por el organismo internacional, "especialmente en materia de Derechos Humanos", según ha informado el Ministerio del Interior.
Martínez ha participado este sábado en la I Cumbre internacional de jefes de Policía celebrada en la sede de la ONU en Nueva York, donde ha puesto de relieve la "importancia creciente del componente policial" en las misiones de paz y las ventajas de estos cuerpos por su "proximidad y contacto permanente con la población" para "generar confianza" entre la población local.
Por ello, ha asegurado que es necesario que los Estados miembros actúen con responsabilidad y aporten efectivos rigurosamente seleccionados y con una adecuada formación, especialmente en materia de Derechos Humanos, y ha hecho hincapié en la necesidad de "tolerancia cero" con los casos de abusos sexuales por parte de fuerzas internacionales desplegadas en esta clase de misiones.
Asimismo, ha señalado la importancia del "enfoque de género" y el "protagonismo de la mujer" en las operaciones de paz, de cara a fomentar la confianza de la población local, luchar contra la radicalización y proteger mejor a la población.
El secretario de Estado ha manifestado el "firme compromiso de España" con las operaciones de mantenimiento de paz y ha recordado que un total de 5.983 policías y guardias civiles españoles han participado en este tipo de misiones bajo el paraguas de la ONU, la OTAN y la UE, así como su cercanía y trabajo conjunto con países africanos (como Níger, Marruecos, Argelia, Mauritania y Senegal) y con Francia y Portugal en la lucha contra las mafias que trafican con seres humanos y contra el terrorismo y la criminalidad global.