Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España asume el mando de la punta de lanza de la OTAN ante posibles amenazas terroristas o procedentes de Rusia

El cuartel general de Bétera (Valencia) liderará en 2016 el componente terrestre de la fuerza de respuesta aliada
España ha asumido este martes el mando terrestre de la fuerza de alta disponibilidad de la OTAN así como la punta de lanza para el despliegue rápido de efectivos ante una situación de crisis, sobre todo por las amenazas provenientes del este de Europa por la guerra de Ucrania y la intervención de Rusia y de Oriente Próximo y África por la extensión de terrorismo yihadista. Para todo ello, nuestro país aportará durante 2016 alrededor de 3.000 militares.
La Alianza Atlántica dispone de una fuerza de alta disponibilidad para la que los países miembros aportan efectivos y medios materiales según sus capacidades. Esta fuerza tiene un componente terrestre, otro aéreo y otro marítimo y este año España liderará el primero de ellos desde el cuartel general de Bétera (Valencia), de modo que si la OTAN decide a lo largo de este año activar la fuerza de respuesta, ésta será mandada desde Bétera.
Asimismo, dentro de este componente terrestre que mandará España, la OTAN decidió en su cumbre de Gales de septiembre de 2014 la creación de una fuerza de muy alta disponibilidad o punta de lanza con la que lograr un despliegue aún más rápido de efectivos y así poder hacer frente a los nuevos retos o amenazas, en caso de que fuese necesario. Esta punta de lanza tendrá su base en la Brigada de Infantería Ligera 'Galicia' VII.
Los países aliados situaron estos retos o amenazas en el este de Europa, a raíz de la intervención de Rusia en el conflicto de Ucrania; en Oriente Próximo, sobre todo por el recrudecimiento de la guerra en Siria y las implicaciones que está teniendo en la región, como la extensión del terrorismo yihadista; además de en el norte de África, sobre todo la desestabilización de Libia.
15.000 EFECTIVOS EN TOTAL
De este modo, la fuerza de alta disponibilidad de la Alianza Atlántica verá incrementado este año no sólo el número de efectivos, llegando hasta 15.000 en su componente terrestre, sino también los tiempos de reacción debido a la incorporación de la punta de lanza de nueva creación.
España ejercerá el mando terrestre de la fuerza de respuesta aliada desde el cuartel general de la OTAN en Bétera, donde el teniente general Rafael Comas Abad ha recibido el estandarte de la fuerza de manos de su homólogo Volker Halbauer, jefe del cuerpo de Ejército germano-holandés, quien ha ejercido dicho mando en 2015.
Al acto, que ha sido presidido por el teniente general estadounidense John W. Nicholson, jefe del Mando Terrestre de la OTAN, han asistido autoridades civiles y militares, entre ellas el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig; la alcaldesa de Bétera, Cristina Alemany; el jefe de Estado Mayor Conjunto y el segundo jefe de Estado Mayor del Ejército, entre otras.
El cuartel general de Bétera superó la evaluación a la que fue sometido durante el gran ejercicio de la OTAN 'Trident Juncture 15', que se llevó a cabo el pasado otoño. Así, será el primer cuartel general en mandar las fuerzas terrestres de la fuerza aliada de muy alta disponibilidad.
Tras el acto de traspaso del mando, el teniente general Rafael Comas ha señalado a los medios de comunicación que para la base militar de Bétera contar con esta nueva responsabilidad aliada "supone poner en el mapa de la OTAN unas capacidades que ofrece España", concretamente "capacidades de alta tecnología, de despliegue y de mando de las fuerzas terrestres".
RESPUESTA ANTE CUALQUIER AMENAZA
Comas ha explicado que Bétera asume en este 2016 un "compromiso" para "cumplir las misiones de la Alianza frente a las amenazas que tenga, vengan de donde vengan". "Independientemente de una operación real, lo que tendremos este año será una serie de ejercicios que empezarán a final de enero en España y que continuarán a lo largo del año en Polonia. Ése va a ser el calendario de trabajo establecido. Otra cosa distinta es que luego haya una operación nueva o cualquier cosa y que haya que llevar cabo un despliegue real", ha indicado.
Preguntado por si la nueva responsabilidad que adquiere el cuartel valenciano tiene algún añadido respecto al grado de alerta por amenaza terrorista, el teniente general ha comentado que no lo cree así y ha señalado que "la amenaza terrorista en general es una amenaza global a todos los países que forman parte de la Alianza".
"Hay otros muchos cuarteles generales de la OTAN que están envueltos en la preparación de este tipo de fuerzas y que están en distintos países. No creo que tenga una relación especial. Hasta diciembre estaba el germano-holandés y ahora nos toca a nosotros", ha comentado.
Respecto a las principales amenazas en la actualidad, ha subrayado que "todos los países de la OTAN que comparten una forma de vida, unas libertades y un Estado de Derecho tienen dos amenazas, ya definidas por los jefes de Estado en la Cumbre de Gales, básicamente en el este, la pretensión de algunos países de modificar fronteras internacionales por la vía de los hechos consumados, y en el flanco sur y Oriente Medio".
Preguntado por si España cumplirá con los objetivos de gasto en Defensa que exige la OTAN, el teniente general ha dicho que aunque nuestro país "está relativamente lejos de los gastos de la media que se pide", hay "unos plazos de tiempo que fijó la Cumbre de Gales para alcanzar esas cantidades". A su vez, ha recordado el "ligero incremento" en el presupuesto de Defensa para este año y ha indicado que supone que "seguirá siendo así" aunque "depende del Gobierno correspondiente".