Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España acepta la invitación de Rusia de unirse al Grupo Internacional de Apoyo a Siria

Son los países más implicados en la búsqueda de una solución que ponga fin a la guerra
El Gobierno español ha aceptado la invitación de Rusia para incorporarse al Grupo Internacional de Apoyo a Siria (ISSG, en sus siglas en inglés) que desde noviembre de 2015 busca poner fin al conflicto en el país árabe, que suma ya cinco años en guerra.
El embajador de Rusia en España entregó este jueves al ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, una carta del jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov, donde se invita a España a unirse al grupo por "los serios esfuerzos" que este país realiza en busca "del arreglo político de la crisis en Siria", así como por la "influencia" de España en el mundo árabe y musulmán y sus contactos con las personalidades de la vida política siria.
En la misiva, a la que ha tenido acceso Europa Press y que ha adelantado el diario 'El País', se propone a los representantes españoles unirse a las labores que un grupo específico dentro del ISSG desempeña en relación con los asuntos humanitarios y al que se han incorporado recientemente Países Bajos, Australia y Japón.
Aunque la carta la firma Lavrov, el ISSG lo presiden de manera conjunta EEUU y Rusia, por lo que la invitación a España cuenta con el acuerdo de estos dos países.
En su carta, Lavrov se muestra convencido de que España podrá aportar "una sustantiva contribución" a la búsqueda de una solución en Siria y "consolidar los esfuerzos en la lucha contra los terroristas", sobre la base de las resoluciones 2254 y 2268 del Consejo de Seguridad de la ONU, que abogan por una solución política del conflicto.
La resolución 2254, en concreto, apuesta por abrir en Siria un proceso político dirigido por los propios sirios bajo los auspicios de la ONU, que establezca en el plazo de seis meses un gobierno inclusivo, inicie el proceso de redacción de una nueva Constitución y celebre en el plazo de dieciocho meses elecciones libres y justas en las que puedan participar todos los sirios, incluidos los de la diáspora.
EL ASSAD, EN LAS NEGOCIACIONES
El Gobierno español, hoy en funciones, defiende incluir al régimen de Bashar el Assad en las negociaciones para lograr la paz en Siria, si bien considera que el Assad nunca podrá formar parte de la solución final. García-Margallo recuerda últimamente que España fue de los pocos países que dudaba de que Rusia dejara caer a El Assad y hoy el tiempo le está dando la razón.
El ministro español también aboga por buscar una "salida personal" a El Assad, al tiempo que reclama garantías de que la minoría alauí a la que representa sí tendrá un papel en el futuro de Siria.
El ISSG se creó en Viena el 14 de noviembre de 2015, un día después de los atentados de París, con la participación de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (EEUU, Rusia, China, Francia y Reino Unido), más Irán, Arabia Saudí, Turquía, Egipto, Qatar, Emiratos Arabes Unidos, Jordania, Líbano, Irak, Omán, Alemania, Italia, junto con la UE, la ONU, y la Liga Arabe.