Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España podría ingresar entre 20 y 30 millones por la venta de los restos del desguace del 'Príncipe de Asturias'

La Armada no ve posible vender el barco a última hora puesto que no es fácil de operar y requiere una plantilla muy numerosa
El Gobierno podría llegar a ingresar entre 20 y 30 millones de euros por la venta al peso de los restos del portaaviones 'Príncipe de Asturias' una vez concluya el desguace del que ha sido el buque insignia de la Armada española durante los últimos 25 años.
Según han explicado fuentes militares, todo dependerá de a qué precio esté el kilo de acero en el momento en que se vendan los restos del portaaviones, que fue dado de baja el pasado 13 de diciembre en una ceremonia en el Arsenal Militar de Ferrol, si bien calculan que el precio final rondará dichas cifras.
El 'Príncipe de Asturias' tiene una eslora de 198 metros y un desplazamiento de 16.700 toneladas. La cubierta de vuelo mide 175 metros de largo por 29 de manga, y cuenta con más de 5.000 metros cuadrados para operar las aeronaves --podía embarcar hasta 25--.
MISIÓN EN LA GUERRA DEL GOLFO
El portaaviones realizaba misiones relacionadas con la proyección del poder naval, la protección, libertad de acción y apoyo logístico operativo. Estuvo desplegado, entre otras misiones, en el conflicto del Golfo Pérsico en 1991.
El proceso de baja del 'Príncipe de Asturias' comenzó en la base naval de Rota, donde se llevó a cabo la fase previa de inmovilización y parte del desarme. Entre el 6 y el 8 de febrero de 2013 realizó su última navegación hasta Ferrol para completar allí este proceso de desmantelamiento.
RENOVACIÓN MUY COSTOSA
La Armada se ha visto obligada a dar de baja el portaaviones porque, tras 25 años de servicio, requería una renovación urgente cuyo coste podía ascender hasta los 150 millones de euros. Dado que este tipo de buques no suelen tener una vida superior a los 30 años, la operación resultaba demasiado costosa como para mantener el barco sólo unos años más.
Aunque representantes de distintos países habían mostrado su interés para comprar el buque, finalmente todos los posibles compradores se han ido echando atrás, ya que, en palabras del almirante jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA), Jaime Muñoz-Delgado, el 'Príncipe de Asturias' no es un barco fácil de operar.
Además, su dotación es de unas 600 personas y no todos los países interesados cuentan con una plantilla en su Armada suficiente para mantener operativo este portaaviones. Según las fuentes militares consultadas, este fue el caso de Angola, uno de los que habían sonado como más dispuestos a hacerse con el buque, pero al que le resultaba inviable destinar tantos militares a un solo barco.
LA ARMADA NO VE POSIBLE VENDERLO
"Vender un portaaviones no es una cosa fácil", remarcó el AJEMA durante un encuentro con los medios de comunicación esta semana, donde explicó que para mantener operativo un barco así "se necesita una infraestructura y un adiestramiento importantes". "Ha habido visitas, peticiones..., pero al final todo el mundo se da cuenta de que operarlo no es fácil", añadió.
Tras asegurar que la Armada "no se opone" a vender el 'Príncipe de Asturias' y que si en su proceso de desguace algún país hace una oferta por él estarán "encantados", el almirante Muñoz-Delgado ha dejado claro que en este asunto no es optimista y que, por tanto, lo más seguro es que el que ha sido el buque insignia de la Armada española acabe desarmado y sus restos vendidos.