Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España participará con 70 militares y un avión en el ejercicio de sistemas de inteligencia de la OTAN

España participará con 70 militares y un avión Boeing 707 de guerra electrónica en el ejercicio conjunto de interoperabilidad entre sistemas de inteligencia y mando y control 'Trial Unified Vision 2014' que organizará la OTAN el próximo mes de mayo en Noruega y en el que intervendrán un total de 15 países.
El ejercicio tendrá lugar en la base aérea noruega de Oerland y está previsto que participen más de 2.000 efectivos de los ejércitos de Alemania, Bélgica, Canadá, Estados Unidos, Estonia, Francia, Reino Unido, Grecia, Holanda, Hungría, Italia, Noruega, Polonia, República Checa y España, así como observadores de Australia, Suecia y Finlandia.
Todos ellos participarán durante la segunda quincena de mayo en un ejercicio conjunto que tratará de la interoperabilidad de los datos de vigilancia, inteligencia y reconocimiento (VIR) proporcionados por medios de obtención de diferentes países y agencias.
España aportará unos 70 militares de los Ejércitos de Tierra, Aire, de la Armada y del Estado Mayor de la Defensa, desplegará un Boeing 707 de guerra electrónica como plataforma de obtención y el sistema de Gestión de Inteligencia SAPEM, desarrollado íntegramente en España por la empresa GMV en un proyecto de I+D con la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa.
Aproximadamente 85 aeronaves diferentes realizaran múltiples misiones VIR, entre las que se incluyen aviones de ala fija, rotatoria, con piloto o sin piloto. También se desplegarán buques de las Fuerzas de Defensa noruegas.
DETECCIÓN DE OBJETIVOS CAMUFLADOS
La participación de medios multinacionales, aéreos, navales y terrestres permitirá valorar su empleo en la detección de objetivos camuflados en el terreno. Para ello se emplearan señuelos con los que distinguir la amenaza entre un blanco real y otro simulado. También se operará dentro de un área de perturbación electrónica.
Finalmente, durante el ejercicio conjunto se simulará un ataque cibernético en el que algunos nodos de la red hagan funciones de apoyo y otros se apaguen sin previo aviso. El objetivo es saber cómo se reconfigura una red de estas características y cómo se mantiene el perfil de la misión.
Todos estos sistemas se han probado anteriormente de manera aislada, mientras que ahora se va a ejecutar de forma conjunta, en ambiente real y con participación de medios de los ejércitos citados.