Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España será una prioridad para la Casa Blanca, según Edwards

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha recibido hablando en inglés, al ex senador por Carolina del Norte, John R. Edwards. Video: Informativos Telecinco.com.telecinco.es
El Presidente Zapatero ha comunicado a Edwards su deseo de mirar hacia el futuro y superar "el lastre" que supuso para la relación entre los dos países la salida de las tropas españolas de Irak. Según Zapatero, la cooperación entre España y Estados Unidos es decisiva tanto en América Latina como en el mundo árabe.
Ganará Obama
En su reunión con Zapatero, Edwards ha asegurado que cree que Obama ganará las elecciones, aunque pronostica que el resultado será ajustado y la campaña muy disputada. El político demócrata advierte de que las cosas en Estados Unidos no van a cambiar de la noche a la mañana y que quizá eso cause algo de decepción.
El mayor reto del nuevo Presidente, le ha explicado Edwards a Zapatero, será trabajar de manera más multilateral que Bush y con unos criterios más unificados con la Unión Europea. Zapatero considera que Barack Obama podría liderar la lucha mundial contra el hambre y la miseria.
Hillary se equivocó
Edwards y su esposa, que ha también ha participado en la reunión con Zapatero, se han declarado amigos de Hillary Clinton. Edwards ha asegurado que Clinton comenzó haciendo la campaña con argumentos que aludían a la razón, en lugar de argumentos que llegan al corazón. Según Edwards, los nuevos votantes se guían más por sentimientos que por ideologías y programas y Obama ha sido más eficaz en eso que Hillary Clinton.
Según La Moncloa, Edwards ha alabado las políticas de Zapatero. Los dos han coincidido en que los gobernantes deben llevar a cabo las políticas en las que creen, aunque a veces sean arriesgadas.