Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España está dispuesta a "ayudar" con los refugiados pero dice que hay que ver "la viabilidad" de la propuesta de Turquía

El ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, ha explicado que Turquía y Alemania deben explicar cómo quieren que la OTAN se implique en el control de los refugiados y aunque ha asegurado que "España quiere ayudar" hay que ver "la viabilidad" de la propuesta y si se puede ser "eficientes y eficaz" en el marco de la Alianza Atlántica.
"Una vez que sepamos cómo se puede actuar allí, España estará a la altura de las circunstancias, como ha estado en cualquier otra operación que se ha desarrollado aquí y fuera de aquí", ha explicado Morenés en declaraciones a la prensa al término de la reunión con sus homólogos de la OTAN.
El ministro ha recalcado que "España está en esta Alianza, es solidaria y quiere ayudar" pero necesitan "saber qué quieren" Turquía y Alemania en concreto de la OTAN, algo que no han propuesto "de una manera oficial" todavía al resto de aliados, algo que se esperan hagan en el segundo día de la reunión de los Veintiocho este jueves.
"Vamos a ver qué tipo de compromisos se quiere de la OTAN, qué quieren que haga la OTAN y ver si tiene viabilidad porque ideas tenemos todos, necesidades tenemos todos, pero hay que buscar los instrumentos que se adecuen más a lo que se pretende", ha explicado Morenés.
El ministro ha admitido que la propuesta de que la Alianza Atlántica intervenga en la crisis de refugiados le "ha sorprendido", al igual que al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y "a casi todos" los países "menos a los que lo han propuesto", al tiempo que ha considerado que Grecia también "puede participar" eventualmente con Turquía y Alemania.
"Todos los que estamos aquí estamos esperando a que se nos diga exactamente qué es lo que se pretende, que se quiere y que luego que nuestras autoridades militares nos digan cómo se puede conseguir esos objetivos porque la OTAN lo que tiene son medios militares", ha insistido Morenés.
POLÍTICAS DEL ÁMBITO DE LA UE
Así, ha subrayado que, en su opinión, la respuesta a la crisis de refugiados tiene "que ver mucho más con las políticas que se desarrollan en la Unión Europea". "Pero dicho eso, vamos a ver en qué se materializa esa petición", ha recalcado, dejando claro que en todo caso habría que esperar a ver cómo "se avanza en ese desarrollo a través de las autoridades militares", que deberían haber propuestas y recomendaciones.
Aunque Morenés ha evitado pronunciarse sobre si vería útil una operación de la OTAN para combatir a las mafias que trafican con inmigrantes en el Egeo, similar a la que la UE mantiene desplegada en el Mediterráneo e inicialmente pensada para actuar en aguas libias si el Consejo de Seguridad de la ONU da luz verde, ha subrayado la contribución de la misión europea para impedir "fundamentalmente un desastre humanitario lo primero" y después "impedir que haya un negocio tan absolutamente execrable como es el tráfico de personas" por parte de "una banda de criminales" que utilizan a las personas "para su propio beneficio", un problema que además se funde con un problema de terrorismo, tráfico de armas y de drogas. "Dios los cría y ellos se juntan", ha incidido.
El ministro de Defensa en funciones ha subrayado la importancia de las "políticas preventivas" y de ayudar a "determinados países que hoy por hoy desgraciadamente no son capaces de dar ese futuro a sus habitantes" y no sólo las "reacciones militares o posiciones de fuerza".
"Tenemos que ser conscientes de que nuestra inversión en el futuro de los países que en estos momentos sufren los problemas y son caldo de cultivo, tanto del terrorismo internacional como del problema de los refugiados, como de los inmigrantes y tantas otras cosas (*) es una garantía no solamente de justicia y de solidaridad internacional sino también de nuestra propia seguridad. Eso lo que hay que hacer", ha incidido.