Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara confirma la participación más baja de la historia de las elecciones europeas

La participación final en España se queda dos puntos por debajo de las cifras iniciales del Gobierno
El Parlamento europeo ha confirmado que la participación en las elecciones europeas ha sido la más baja de la historia de los comicios, con un 42,54 por ciento definitivo, sensiblemente inferior al 43,1 por ciento anunciado inicialmente como una ruptura histórica con la tendencia de participación a la baja.
El porcentaje final dado a conocer este jueves no solo supone la continuación de una tendencia descendente desde sus inicios, sino de la participación más baja en 35 años de historia de las elecciones europeas, de acuerdo con los resultados definitivos de TNS/Scytl en colaboración con el Parlamento Europeo
Los europeos acudieron por última vez a las urnas hace cinco años y entonces la tasa de participación fue del 43 por ciento, la más baja desde que en 1979 se instauró la votación directa para elegir al Parlamento Europeo. Rebasar este porcentaje se convirtió en objetivo fundamental de las fuerzas políticas de cara a las elecciones del pasado mes de mayo.
Con todo, esta diferencia de seis décimas se trata de un descenso menos acusado respecto a las celebradas en 2004 (45,4%) y lejos del declive experimentado en 1999, cuando la participación (49,5%) descendió siete puntos respecto a la votación de cinco años antes (56,6%).
ESPAÑA
Según los datos de TNS/Scytl, la participación final en España ha sido del 43,8 por ciento, dos puntos por debajo de las cifras ofrecidas inicialmente por el Ministerio del Interior el pasado mes de mayo (45,8%), antes de escrutar el voto de los emigrantes.
Este porcentaje final supone además un descenso de casi un punto respecto a la participación en la votación de 2009, cuando fue del 44,9%.