Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Eurofighter, el A400M y el helicóptero Tigre absorben el 80% de los 900 millones extra para programas de armamento

El crédito destina además 30,56 millones para el adiestramiento y alistamiento de la fuerza conjunta
El Gobierno ha concedido un crédito extraordinario de más de 900 millones de euros al presupuesto del Ministerio de Defensa para atender al pago de las obligaciones contraídas en los programas especiales de armamento, principalmente para financiar los programas del caza Eurofighter, el avión de transporte militar A400M y el helicóptero Tigre, así como para gastos de adiestramiento y alistamiento de la fuerza conjunta.
Según el decreto aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros y publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), con este crédito se hace frente al pago de programas como el del Eurofighter Typhoon (430,5 millones de euros), el Airbus A400M (143 millones), el vehículo Pizarro (55 millones), el helicóptero Tigre (144,2 millones), el helicóptero NH-90 (85,8 millones) o el misil anticarro Spyke (22,9 millones), entre otros.
A todos estos programas de armamento el Gobierno destina algo más de 883,6 millones de euros, mientras que los 30,56 millones restantes van destinados a pagar suministros, combustible, dietas y otros gastos operativos diversos así como reuniones, conferencias y cursos destinados al adiestramiento en el Estado Mayor de la Defensa, el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire.
REPROGRAMACIONES POR LA CRISIS
Los programas especiales de armamento tienen un sistema de financiación especial que se basa en anticipos del Ministerio de Industria. El pago de lo que se adquiere se realiza con cargo al presupuesto de Defensa y es en el momento de la entrega cuando el fabricante devuelve los anticipos al Tesoro Público.
En el decreto, el Gobierno explica que la reducción de recursos financieros debido a la crisis ha obligado a realizar "sucesivas reprogramaciones" de los programas especiales de armamento, "reconduciendo los créditos hacia aquellas partidas con mayor prioridad y buscando asegurar el mantenimiento de los niveles mínimos que garantizan la operatividad de las unidades".
En cuanto a la fuerza conjunta, el decreto indica que tras el "esfuerzo de austeridad" que ha realizado el Ministerio de Defensa en los últimos años a causa de la crisis, existen "necesidades permanentes y de sostenimiento de las Fuerzas Armadas que no pueden ser atendidas suficientemente con las dotaciones presupuestarias iniciales".
De ahí que para el "necesario alistamiento de la fuerza conjunta es necesario incrementar las dotaciones presupuestarias del Ministerio de Defensa, dándose razones de extraordinaria y urgente necesidad que justifican la concesión del suplemento de crédito mediante real decreto-ley".
67.000 MILITARES PARA LOGRAR LA OPERATIVIDAD
Esta fuerza conjunta, que aún se está terminando de definir, estará conformada por unos 67.000 militares, de los cuales unos 15.000 estarán listos para los planes de contingencia. De éstos últimos, 5.000 se dedicarán a misiones de interés nacional y otros 10.000 participarán en las operaciones conjuntas con organizaciones a las que pertenece España --como la OTAN o la UE-- o con países aliados.
A todos estos militares se sumarán otros 40.000 efectivos para asegurar las necesarias rotaciones. En total, 67.000 que, según el Estado Mayor de la Defensa, garantizan la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas, por lo que se considera que este es el número mínimo exigible para lograr dicha operatividad.