Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ex altos cargos de la Generalitat niegan 'aguinaldos' de los bancos por domiciliar las nóminas de los funcionarios

Aseguran que las entidades ofrecían una pequeña bonificación que se abonaba en la cuenta de cada compañía y "nunca" se pagaba en efectivo
Ex altos cargos de la Generalitat de Catalunya han negado este lunes ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata que la familia del expresidente Jordi Pujol cobrara "aguinaldos" para obtener la gestión de los seguros sociales, el IRPF y otros saldos de la nómina de los funcionarios, han informado a Europa Press fuentes presentes en la declaración.
El magistrado citó a declarar a ocho testigos, entre ellos el exgerente del Instituto Catalán de Suelo (Incasol) Antonio Paradell, el exdirector financiero de Ferrocarriles de la Generalitat Antonio Herce y el director general de la Consejería de Hacienda Francesc Xavier Ruiz del Portal, después de que un exdirectivo de la Banca Natwest Mark denunciara estos pagos irregulares.
También han comparecido los directivos de Natwest Antonio Tomás y Modesto Custodio. Tantos unos como otros han coincidido en declarar que las entidades ofrecían a las empresas públicas pequeñas bonificaciones por disfrutar de la domiciliación de estas nóminas que "nunca" se pagaban en efectivo sino que se abonaban en la propia cuenta de cada compañía.
A modo de ejemplo el antiguo responsable de Incasol ha recordado ante el magistrado que su empresa percibía 10.000 pesetas (60 euros) por las nóminas de 50 funcionarios.
El magistrado aseguraba en un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, que la denuncia del empleado de Natwest, que trabajó en la banca entre los años 1987 y 1995 ocupando el puesto de director de la oficina central en Barcelona, apunta a la existencia de una "operativa destinada a que la familia Pujol amasase grandes cantidades de efectivo para su patrimonio".
Según su declaración, existían acuerdos que ligaban a las entidades bancarias con grandes empresas y organismos públicos "para gestionarles las nóminas de los empleados". De este modo, acumulaban saldos en las cuentas bancarias y pagaban a cambio "un porcentaje en efectivo", que el denunciante cifra en un tres por ciento.
"Los aguinaldos a altos cargos y otras partes se llevaban en efectivo a los despachos", dice el auto que precisa que una de las oficinas era la del hijo mayor del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol Ferrusola.
EL DINERO PROCEDÍA DE ESTAS COMISIONES
De la Mata precisaba que muchos de los capitales que pudieron acumular durante el mandato de Pujol padre procedían de estas comisiones, ofrecidas por la cesión a las entidades de seguros sociales, del IRPF y de saldos medios 'ociosos', es decir, recaudaciones que debían ir a la Seguridad Social o a Hacienda pero que el banco mantenía por largos periodos para obtener beneficios.
El juez investiga al primogénito de los Pujol por presuntos delitos de blanqueo, fraude fiscal y falsedad documental en el marco de la causa en que le investiga por cobrar comisiones ilegales, lavar capitales de supuesto "origen criminal" y dejar fuera del alcance de la Justicia española al menos 2,4 millones que transfirió a México.
En su opinión Pujol Ferrusola coordinó durante años un importante patrimonio económico "siempre en beneficio de la familia" y depositó la mayor parte de los fondos en cuentas en Andorra. En esta actuación, el magistrado ve indicios típicos de una organización criminal y especifica que todos los Pujol siguen "pautas comunes de actuación, asignación de roles y distribución de cantidades multimillonarias" en función de los ingresos recibidos en esos depósitos ocultos. También demuestran "un particular sistema de rendición de cuentas".