Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ex director del SAE Antonio Toro dice que no dio orden contra la legalidad y reconoce retrasos y falta de personal

El ex director gerente del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y también del Servicio Estatal de Empleo (SEPE) Antonio Toro Barba ha asegurado que "en ningún momento" ha dado ninguna orden contraria a la legalidad ni las ha recibido "y no las hubiera aceptado", en su etapa como director gerente del SAE, tras lo que ha defendido la labor de este servicio, aunque ha reconocido que la falta de personal "es un problema crónico en todos los servicios de empleo" que ha provocado a su vez retrasos en la tramitación y resolución de expedientes.
En su comparecencia en la comisión de investigación de subvenciones de la formación profesional para el empleo del Parlamento andaluz, Toro
destaca que "siempre ha habido expedientes de reintegro", asegurando que él mismo "ha emitido miles cuando había motivo", tras lo que ha explicado el procedimiento de auditoría sobre la concesión de ayudas, sobre el que ha indicado que "el órgano gestor podía pedir facturas concretas aludidas en el informe de auditoría". Asimismo precisa que "menos de la mitad de entidades tuvieron que acudir a la exceptuación".
Ha defendido el trabajo efectuado en el SAE y también en su etapa en el SEPE, donde "las subvenciones a entidades eran sólo un medio para lograr ese fin", y donde "se aplicaba un procedimiento de trabajo tasado dentro de la cadena administrativa, en la que cada cual hacía su trabajo responsablemente", mediante la colaboración entre funcionarios y superiores, de forma que "se cumplió con la normativa" y no ha conocido ninguna ilegalidad. "Aun cuando los recursos humanos eran muy escasos, se realizaban todas las tareas que había que hacer, salvo por el retraso que existía, y todo el trabajo en materia de políticas activas de empleo se hacía con esfuerzo, honestidad y legalidad", ha aseverado.
Toro, licenciado en Psicología, ha recordado su vinculación con la formación profesional para el empleo, de manera que a partir de 1985 empezó a trabajar como técnico en las políticas activas de empleo, y en 1995 empezó a ocupar altos cargos, hasta 2012, todos ellos relacionados con la formación profesional para el empleo, y donde llegó a ser gerente del SAE y ser uno de los artífices de la implantación del Memta, así como director general del Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE).
El ex director gerente del SAE ha reiterado que ni ha dado ni ha recibido "ninguna orden contra la legalidad", algo que "no lo hubiéramos aceptado ni yo ni nadie de mi equipo".
Toro ha explicado los cambios normativos a nivel estatal, los cuales, según reconoce "no tuvimos tiempo suficiente para culminarlos", además de la nueva normativa acometida en Andalucía en materia de cursos de formación, recordando que su salida de la Junta se produjo antes de culminar esa modificación normativa.
Este ex alto cargo ha detallado los períodos en los que ha tenido relación con la formación profesional para el empleo, esto es, como director general de Empleabilidad, director gerente del SAE y director gerente del SEPE estatal.
Toro ha resaltado que en el tiempo en el que él estaba en ese primer cargo "se empezaron a poner en marcha elementos de evaluación de políticas públicas en intermediación y se pretendía pasar esa evaluación al resto de políticas de empleo", aunque ha recordado que sólo estuvo dos años "y se hizo lo que dio tiempo".
El ex director gerente del SAE ha precisado que "a final de 2009 el importe de libramiento pendiente de justificar era de 103 millones, con lo que se logró bajar a la mitad el montante pendiente de justificar, los libramientos pendientes de justificar llegaron a mínimos".
"Se hacía todo lo que se podía", ha aseverado Toro, quien apunta que las políticas de empleo "requieren de política intensiva de mano de obra, de muchos trabajadores", aunque ha recordado que "los retrasos y la falta de mano de obra es un problema crónico de los servicios públicos de empleo de España y de las comunidades autónomas, no es una cuestión andaluza", lo cual "hace que el trabajo se haga pero se hace más tarde de lo que nos gustaría, y eso pasa en todos los servicios públicos de empleo, donde los tiempos son muy prolongados".
Toro ha dejado claro que en Andalucía "hemos sido bastante más exigentes en las subvenciones y en las políticas activas de empleo, somos una comunidad especialmente rigurosa".
COMPLEMENTARIEDAD DEL SAE Y LA FAFFE
Ha explicado el origen de la extinta Fundación Fondo de Formación y Empleo (Faffe), que fue el Fondo de Promoción de Empleo, asociación sin ánimo de lucro de carácter estatal nacida de época de grandes reconversiones industriales y donde las comunidades eran miembros del consejo de ese fondo. Ha recordado que cuando el Gobierno central consideró que el trabajo de ese fondo llegó a su fin decidió liquidarla.
En ese punto Toro, quien recordó que aquel fondo "hizo muchos trabajos en materia de políticas activas de empleo", ha apuntado que el fondo era magnífico instrumento de apoyo a las políticas activas de empleo", por lo que la Junta "se planteó aprovechar el saber hacer de ese fondo como instrumento al servicio de los desempleados andaluces". Así, se negoció entre Gobierno central y la Junta "para absorber activos físicos, intengibles y recursos humanos", llegando a un acuerdo por el que la Junta se queda con activos y crea una fundación pública.
Ha añadido que el SAE entonces "era un trozo más de la Administración andaluza, por lo que en aquel momento era difícil que pudiera ejecutar otras materias de políticas activas de empleo", de forma que "no eran incompatibles SAE y Faffe, sino complementarias, y adonde no podía llegar en ejecución el SAE sí podía llegar la Faffe".
RETRASOS
El diputado del PP Miguel Angel Torrico ha resaltado que Toro "ostenta el récord en permanencia como director gerente del SAE, de 2008 a 2010", puesto que "no se caracteriza el SAE porque sus directivos permanezcan mucho en su cargo", tras lo que ha recordado que Toro "estuvo antes y después de la orden de elaboración del procedimiento sobre las ayudas, que ahora están en cuestión".
Ha lamentado que no se cuestionaran los informes de auditoría y considera que "es una pasada en torno a las subvenciones por la formación", aludiendo a una opinión anterior del propio Toro, que veía "una pasada" las críticas del diputado popular en materia de auditoría y de la política de cursos de formación de la Junta.
El diputado de Podemos Juan Ignacio Moreno Yagüe ha apuntado que "la deficiencia de recursos humanos, la falta de empleados y funcionarios, ocasionaba la imposibilidad de gestionar a tiempo el servicio", y ha apuntado que los retrasos "viene acumulado a 2002", por lo que ha lamentado que "nadie enfocara nada más llegar a su cargo su primera tarea en dotar de más recursos humanos para acortar tiempos". Moreno Yagüe ha aludido a las diferencias en las retribuciones de los formadores, "con diferencias de hasta un 1.000 por ciento".
La diputada de Ciudadanos Marta Bosquet lamenta que "la excepcionalidad se convirtiera en algo general, y se pasara del procedimiento de concurrencia competitiva a concesión directa". Bosquet ha preguntado por la evaluación de las políticas públicas y ha apuntado el aumento de las ayudas para los cursos, "disparándose el número de cursos en 2009 y 2010".
La diputada de IU Elena Cortés ha preguntado por las diversas etapas de Toro, sobre la creación de la extinta Faffe, sus objetivos y por qué se optó por mantener ésta como "instrumento paralelo", ha preguntado sobre el informe de la Cámara de Cuentas, o el convenio entre el SEPE y la Junta sobre Bahía de Cádiz.
El diputado del PSOE Rodrigo Sánchez Haro critica que el PP "donde gobierna hace una cosa y donde no gobierna eso mismo lo cuestiona", ha aludido al sistema andaluz y su mayor rigurosidad en relación con el sistema estatal, además de destacar el procedimiento de auditoria.