Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exconsejera asturiana de Cultura niega relación personal con Renedo y que no le ordenó contratar con una empresa

La exconsejera de Cultura, Comunicación Social y Turismo y también exconsejera de Administraciones Públicas del gobierno asturiano, Ana Rosa Migoya, ha negado este miércoles con rotundidad y en numerosas ocasiones conocer a la funcionaria Marta Renedo más allá de por el puesto que ocupaba y ha negado tener relación personal con ella. Así mismo ha manifestado que "jamás" le ordenó contratar con una empresa.
"Yo no conocía a Marta Renedo, cuando ella llegó a Cultura ya se había iniciado la legislatura y fue en ese momento cuando la conocí físicamente", ha dicho Migoya. Ha explicado que fue el director general, Carlos Madera quien la conocía y se la propuso por lo que ella la nombró jefa de servicio.
Ha seguido explicando que después, ya en la consejería de Administraciones Públicas había quedado una vacante como Jefa de Servicio y el director general, Alberto Pérez Cueto, después de barajar varias opciones propuso a esa persona. "Yo actué como en el resto de casos y en el resto de designaciones que hice, todas fueron a la propuesta de los directores sin objeción alguna", ha explicado Migoya.
En este sentido la exconsejera ha insistido en que no tenía ninguna relación personal con Renedo ni la conocía de nada. "Llegó en 2003 a Cultura y en ese momento la conozco físicamente pero nunca tuve ninguna relación de amistad con ella. Si ella andaba presumiendo por ahí de que era amiga mía yo no podía hacer nada, pero amistad cero", ha dicho, negando además que fuera una persona de su confianza.
Ana Rosa Migoya también se ha mostrado muy tajante al ser preguntada si le ordenó a Marta Renedo alguna vez contratación alguna. "Nunca le ordené ni a ella ni a nadie hacer ninguna cuestión que no fuese legal", ha dicho Migoya que ha recordado que ella también ha sido investigada en la causa por acusaciones de Renedo. "Jamás, nunca, niego rotundamente que ordenase a Renedo o a nadie que contratase con alguna empresa", ha añadido.
NI CONOCÍA LAS EMPRESAS
Preguntada si nunca le extrañó que se contratase habitualmente con las mismas empresas, la exconsejera ha explicado que "generalmente no se fijaba en el nombre de las mismas" y siempre daba por bueno el trabajo que había detrás e las contrataciones. "Ni siquiera conocía las empresas y nunca jamás discutí una decisión de los técnicos siempre me fié de su trabajo", ha dicho Migoya que además ha negado que hablase con las empresas para apurarlas en los plazos, de manera concreta, en lo que a las obras de la biblioteca de El Fontan se refería.
Migoya ha declarado este miércoles como testigo a petición de la Fiscalía. Ha explicado como fue el propio Director General, Alberto Pérez Cueto, en 2010 quien le comunicó y le informó de las irregularidades que se estaban cometiendo por parte de Marta Renedo. Fue entonces cuando decidió "sin más demora" dictar su cese, preparar el expediente para denunciarlo ante la Policía y la Fiscalía y abrir expediente para expulsarla de la Función Pública.
"Lo que descubrimos me pareció gravísimo, me causó sorpresa porque además no me lo esperaba ni de ella ni de ningún funcionario. Después sentí mucha rabia y decidí actuar con total rotundidad", ha dicho Migoya que ha indicado que no llegó a hablar con Marta Renedo.
CONTRATACIONES A TRAVÉS DE ASAC
También ha negado conocer en absoluto la contratación de personas a través de ASAC, como el caso de la cuñada del director general o la hermana de su entonces jefe de prensa. "Desconocía ese proceder, si lo hubiera conocido o me hubiese enterado interna o externamente hubiera actuado con la misma contundencia que actué en 2010 y nos hubiésemos ahorrado todos muchos disgustos. Eso no era una asistencia técnica era ánimo de esconder y defraudar", ha dicho Migoya en tono rotundo.
Preguntada por expedientes concretos de la causa, por ejemplo el que tiene que ver con el centro de Belén de la Montaña, Migoya ha explicado que, el entonces alcalde de Valdés, le planteó remodelación de un pequeño edificio, por lo que se aprobó en consejo de Gobierno un convenio por una inversión de 36.000 euros, haciéndose cargo de las obras el propio Ayuntamiento. Ha negado conocer nada del mobiliario.
"Jamás hablamos del mobiliario ni siquiera el Ayuntamiento me lo pidió. Desconozco todo lo que tiene que ver con el amueblamiento que lo conocí por los periódicos cuando ya ni siquiera era consejera", ha dicho.
También ha afirmado desconocer todo y haberse enterado por la causa una vez decretado el levantamiento del secreto de sumario de lo que tiene que ver con las contrataciones con empresas creadas por Marta Renedo o a cuentas abiertas por la acusada.
La exconsejera ha indicado además que tampoco conocía la agrupación deportiva en la que jugaba la hija de Renedo y la cual recibió como patrocinio numerosas partidas por parte de la Administración. "Esas subvenciones se daban en Deportes, también dependiente de mi consejería, pero se hacía siempre por convocatoria pública no en Cultura. Además las cantidades no eran las habituales ni muchísimo menos", ha dicho.