Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exconsejeros niegan que fueran tarjetas opacas: "Si quieres defraudar, haces lo de Bárcenas que no deja rastro"

Varios consejeros de Caja Madrid que aparecen en la lista de los que utilizaron presuntamente 'tarjetas B' por valor de 15,2 millones de euros han negado que fueran un medio de pago "opaco" y han añadido que el Consejo de Administración les aseguró que estaban reguladas y no les puso nunca "ninguna pega". "Si alguien quiere hacer un fraude, haces lo de Bárcenas que no deja rastro", han ilustrado.
Antiguos consejeros, consultados por Europa Press que piden anonimato, han afirmado que se trataba de una práctica que "conocía todo el mundo" y que el exsecretario de la caja madrileña, Enrique de la Torre, les suministró los plásticos para gastos de representación ligados a su actividad profesional y sujetos a unos "límites y parámetros".
"Era como una tarjeta de empresa y una retribución en especie", han asegurado, para reconocer que tenían el condicionante complementario de que no había que justificar los gastos. Eso sí, confiaban en que era Caja Madrid la que declarara este concepto a Hacienda.
En este sentido, algunos de los consultados han manifestado sentirse "absolutamente tranquilos" teniendo en cuenta que era un gasto "aprobado por los órganos de gobierno" y que cuando preguntaron en el Consejo de Administración "nadie puso nunca una pega".
"Una tarjeta no se puede ocultar", han enfatizado, para insistir en que consultaban los movimientos en la página web de Caja Madrid como cualquier otra tarjeta. Además, algunos dicen que no disponían del PIN y, por lo tanto, no retiraron con ellas dinero en efectivo.