Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exdirectivo SGAE dice que jamás usó la tarjeta en "beneficio propio", sin para atender a clientes "estratégicos"

Está acusado de gastar casi 40.000 euros del organismo en prostitutas
El exdirectivo de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) Pedro Farré, acusado de gastar 39.552 euros de la entidad en locales de alterne y prostitutas de lujo entre noviembre de 2008 y mayo de 2009, ha dicho que "jamás" utilizó la tarjeta Visa de la entidad para su "propio beneficio" y sólo la usó "para atender entornos estratégicos" entre otros actos de representación.
Así lo ha asegurado ante el juez del Juzgado Central de lo Penal, José María Vázquez Honrubia, en la sede de la Audiencia Nacional de la calle Prim en el juicio celebrado este martes. La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado una pena de cuatro años y diez meses de prisión para Farré por la comisión de delitos de apropiación indebida de fondos de la entidad y falsedad en documento mercantil.
Farré, que sólo ha contestado a las preguntas de su abogado, ha señalado que desde que asumió el puesto de director de relaciones corporativas en la SGAE se encargaba de "acercar puentes" entre el organismo y los "entornos" que la entidad consideraba "estratégicos", en decir, socios Vip o los "grandes clientes" que más recaudaban para la empresa.
En este sentido, ha asegurado que la tarjeta que la SGAE le facilitó estaba destinada "al acercamiento de relaciones" de la empresa y para eso la utilizaba: "Una de las labores es desayunar comer y cenar con personas con las que (SGAE) tiene que acercar posturas o negociar", ha puntualizado, para después insistir en que usó esa tarjeta corporativa para "el agasajo corporativo de terceros" y de aquellas personas con las que la organización tenía que relacionarse.
ACTOS CULTURALES QUE FINALIZABAN A "ALTAS HORAS DE LA NOCHE"
Durante su declaración, ha manifestado que también hizo uso de estas tarjetas para organizar eventos, seminarios o conciertos entre otras actividades relacionadas con el ámbito cultural que, en ocasiones, "terminaban a altas horas de la noche". De hecho, ha defendido que los locales nocturnos a los que acudía para actos de representación son "clientes de la SGAE" ya que en ellos se reproduce música.
Según ha afirmado, la Visa Oro tenía un límite mensual de 6.000 euros y era entregada por la directora de Recursos Humanos: "Creo que lo daban para hacer consumiciones con terceros", ha matizado, añadiendo que "incluso" se utilizaban para pagar entradas a potenciales clientes.
Además, el exdirectivo ha señalado que "nunca" se le solicitó un justificante de los gastos y, asimismo, que no se le reprochó ninguno de los cargos que hizo a la entidad. "Nadie reclamó nunca nada", ha asegurado, precisando que había desembolsos que, ante la pérdida de un tiquet, estaban "sin justificar pero eran legítimos".
AZCOAGA: ALGUNOS GASTOS "ME PREOCUPARON"
También se ha sentado en el banquillo el exdirector financiero de la SGAE Ricardo Azcoaga, al que la Fiscalía acusa de encubrimiento ya que supuestamente colaboró con Farré en el encubrimiento de estos gastos "estrictamente particulares", hechos por los que se piden para este último dos años y medio de cárcel.
El acusado, que ha rechazado contestar a las preguntas del abogado defensor del Pedro Farré, ha insistido en que era el departamento de Contabilidad el encargado de supervisar los gastos que no excedían los 6.000 euros y "salvo que hubiera algo raro" no recurrían a él.
Eso sí, ha asegurado que tras oír "algún comentario sobre la nocturnidad de algunos gastos" de Farré le pidió explicaciones: "Me preocuparon o llamaron la atención", ha alegado. En este sentido, ha dicho que también lo puso en conocimiento del expresidente de la SGAE Eduardo Bautista y que fue él el encargado de dar el visto bueno a dichos gastos.
Además, ha recalcado que las cantidades que eran contablemente trasladadas a una cuenta de "gastos sin justificar" era "algo excepcional" y sólo "parra cantidades pequeñas".
Asimismo, ha dicho que después de que Farrré abandonase la sociedad, aparecieron unos gastos que ascendían a 14.000 euros que carecían de comprobante. Según ha relatado, desde la entidad Visa le dijeron que debía contactar con el titular de la tarjeta para que fuera él el que los reclamase. "Contactó con él Tesorería y yo también, para decirle: tienes que ser tú el que haga la reclamación", ha subrayado, aunque ha dicho que es algo de lo que no tiene prueba.
Uno de los testigos citados a declarar, uno de los responsables de la sala Private en Alcalá de Henares, un local de alterne en el que figuran gastos por parte de Farré con la tarjeta de la SGAE, ha dicho conocerle por ser cliente en esos años. Según ha relatado, a veces iba solo y "otras con gente" y allí consumía copas y contrataba servicios relacionados con la prostitución.