Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exdirector del Teatro Esapañol impugna el concurso para nuevo director al creer que camuflan una "externalización"

Solicita que se adopte la medida cautelar que pueda suspender el proceso
El exdirector del Teatro Español Juan Carlos Pérez de la Fuente ha impugnado en los tribunales las bases del concurso para nombrar al nuevo responsable al entender que el proceso camufla una externalización de la dirección artística, denunciando "la oscuridad" de los trámites que se están llevando a cabo.
Así consta en el escrito en e que interpone un recurso especial en materia de contratación con solicitud de medida cautelar con base en los artículos 40 a 50 del Real Decreto Legislativo 3/2011. Este texto aprobaba la Ley de Contratos del Sector Público y su Desarrollo.
La impugnación se dirige en concreto contra el proceso de selección de candidaturas a la Dirección Artística del Teatro Español, anunciado el pasado 23 de mayo, y contra el proceso de selección de candidaturas a la dirección artística de las Naves 10, 11 y 12 del Matadero Madrid, anunciado el mismo día.
Pérez de la Fuente reclama su restitución al frente del teatro después de que los votos de PP y Ciudadanos, con la abstención del PSOE y el rechazo de Ahora Madrid, sacaran adelante en el último Pleno que "se respeten las bases del concurso" por el que fue elegido.
El exdirector del teatro y su abogado, Iván Gayarre, sospecha que detrás de las bases está la externalización, dado que a diferencia de 2014 las bases permiten ahora seleccionar empresas o personas jurídicas.
OSCURIDAD
En el recurso se expone que ante la opinión pública se ha presentado las bases como "un simple proceso de selección de una persona física" cuando la realidad es otra, ya que han desaparecido todos los requisitos para este tipo de procesos de selección de una persona.
El abogado de Pérez de la Fuente recalca en el escrito que además se ha acordado la duración del contrato a tres años, "justo el tiempo que queda de legislatura del actual equipo municipal. "Precisamente la finalidad del Ayuntamiento era garantizar la profesionalidad y continuidad de la dirección frente a los cambios derivados de periodos electorales", señala.
Además, detalla que en el caso de que la candidatura seleccionada corresponda a un equipo colegiado de dirección (de máximo tres personas), se suscribirá el correspondiente contrato mercantil con la entidad jurídica que las represente.
"Frente al proceso de 2014, cuyas bases eran claras, lo que motivó 27 candidaturas, la oscuridad de las bases actuales revocan inseguridad e indefinición para las personas físicas o jurídicas que estén interesadas en poder participar en dicho proceso, al no identificarse en el pliego los requisitos esenciales exigidos por Ley", recoge el recurso.
"CANDIDATURAS"
El letrado ha explicado que en las bases del año 2014 se está claramente pensando en personas físicas, no jurídicas. "De ahí que las bases hablen del proceso abierto de selección de candidatos para seleccionar a la persona responsable de la Dirección artística del Teatro Español", ha indicado.
Además, ha agregado, las bases mencionan que debe aportar los aspirantes "su DNI, equivalente o pasaporte", y "no estar incurso en ninguna de las causas de incompatibilidad recogidas en la Ley 53/1984, de 26 de diciembre, de Incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas", ley aplicable solamente a las personas físicas.
Sin embargo, el letrado ha destacado que las bases del año 2016, ya no se habla de selección de candidatos, sino de "candidaturas", y al tratar de los "requisitos de participación" dice como novedad (el subrayado es nuestro) que "las personas candidatas, físicas o jurídicas, deberán cumplir los siguientes requisitos:
Por ello, se solicita que se adopte la medida cautelar que pueda suspender ambos procesos impugnados ante "la oscuridad" de las bases actuales que provocan "inseguridad".
"La no adopción de la medida solicitada haría que el recurso pudiera perder la finalidad, creándose situaciones jurídicas irreversibles", concluye el documento judicial.