Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exembajador en Kinshasha denuncia al subsecretario de Exteriores por acusarle de vender visados

El diplomático Antonio Fernández de Mazarambroz fue destituido el pasado 31 de enero
El exembajador en República Democrática del Congo Antonio Fernández de Mazarambroz Bernabéu ha denunciado al subsecretario del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Rafael Mendívil, por una lesión contra su honor, después de haberle acusado de vender visados, ha informado el diplomático a Europa Press.
Fernández de Mazarambroz ha interpuesto una demanda de conciliación --paso previo a la interposición de una querella-- y pide a Mendívil 300.000 euros por considerar que ha vulnerado su honor. Próximamente se celebrarán los preceptivos actos de conciliación con Mendívil, para ver si las partes llegan a un acuerdo.
"Jamás he vendido un visado en la Embajada en el Congo. Es absolutamente falso", asegura a Europa Press Fernández de Mazarambroz, que ha decidido emprender acciones legales contra Mendívil después de que éste afirmase en un programa de televisión hace 15 días que estaba "moralmente convencido" de su culpabilidad, relata el exembajador.
Fernández de Mazarambroz considera que, si el Ministerio estuviera convencido de que ha cometido un delito debería haberlo puesto en conocimiento de la Fiscalía Anticorrupción, cosa que no se ha producido, al menos que él sepa.
"Ni siquiera se me ha abierto un expediente", añade, destacando que hasta la fecha nadie ha presentado pruebas contra él.
El exembajador ha reconocido que mientras él estuvo al frente de la representación diplomática se produjo un aumento notable de los visados expedidos a ciudadanos congoleños, sobre todo a empresarios, con el objetivo de contribuir a un aumento de las exportaciones españolas a la República Democrática del Congo y al Congo.
Asegura que su afán por favorecer un aumento de las relaciones comerciales entre España y estos dos países responde a las "instrucciones" que recibió del ministro que le nombró, José Manuel García-Margallo.
El año pasado, no obstante, la Embajada recibió del Ministerio la orden de ser más dura a la hora de conceder estos visados, porque muchos de los ciudadanos que viajaban a España eran rechazados en frontera. "El subsecretario me dijo que lo estábamos haciendo muy mal", indica.
INSPECCIÓN EN LA EMBAJADA
En octubre del año pasado, Mendívil abrió una "inspección extraordinaria" y envió a varios funcionarios a Kinshasha, quienes durante tres días se entrevistaron con todo el personal de la Embajada. El embajador sin embargo nunca recibió informe alguno sobre los resultados de esa investigación.
Fernández de Mazarambroz asegura que en todas las embajadas de España "el responsable último para la concesión de visados --y para ello tiene un ordenador especial-- es el encargado de Asuntos Consulares y los funcionarios administrativos que trabajan con él. Jamás el embajador".
Admite que él sí recomendó "algunos visados con fines comerciales bajo las más estrictas medidas de legalidad y siguiendo los cauces reglamentarios". Pero quienes veían, en la mayoría de los casos, los expedientes eran dos funcionarias de la Embajada, una española y otra congoleña, dice.
El exembajador califica de "muy buena" la relación que tuvo, durante su mandato, con la dirección general de Relaciones Económicas del Ministerio, que depende directamente del ministro, y con la dirección de área geográfica.
Y ha puesto en valor su trabajo al frente de la Embajada en los últimos años, en los que consiguió, por ejemplo, el compromiso de la República Democrática del Congo y del Congo de que votarán a favor de la candidatura de España al Consejo de Seguridad de la ONU.
Las exportaciones a estos dos países, añade, consiguieron crecer un 50 y un 60 por ciento, respectivamente. Además, puso en marcha el teléfono verde contra el maltrato, una copia del 016 español.