Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos discrepan de la eficacia de pagar por dar información que destape casos de corrupción

El fiscal anticorrupción Emilio Sánchez-Ulled no cree que sea eficaz la idea de pagar a personas que den información que destape un fraude importante, mientras que al presidente de Transparencia Internacional, Jesús Lizcano, le parece positivo para fomentar que se denuncien las corruptelas, según han expresado ambos en declaraciones a Cadena Ser y Cope recogidas por Europa Press.
La posibilidad de pagar una compensación a las personas que aporten información sobre casos de corrupción fue lanzada este lunes por el comisario principal jefe de la Unidad de delitos económicos y fiscales (Udef), Manuel Vázquez López, en el seminario 'La lucha contra la Delincuencia en un Mundo Global'.
Sin embargo, el fiscal anticorrupción ha explicado que "en la gran corrupción, donde pueden estar implicados altos niveles de la administración o altos niveles dentro de los cuadros de una empresa o incluso grandes despachos" y no cree que "el incentivo económico sea relevante a la hora de denunciar la corrupción.
En cambio, al presidente de Transparencia Internacional en España, Jesús Lizcano, no le parece "una idea descabellada, ni mucho menos, sino todo lo contrario". "De alguna manera tendríamos que cambiar un poco el chip de lo que es 'chivato', que es una connotación bastante negativa en nuestro país, es el 'denunciante'. Y nosotros, estamos intentando siempre fomentar y proteger a los denunciantes", ha añadido en declaraciones a Cope.
Lizcano ha puesto el ejemplo de EEUU, donde "hace poco se ha pagado a un denunciante 'anónimo' unos 14 millones de dólares, porque ha generado una cantidad muy grande de dinero para el erario público" al contribuir al destape de un desfalco financiero. Además, ha recordado que "la Agencia Tributaria ha hecho 2.000 inspecciones aproximadamente este último año, como fruto de denuncias anónimas".
Con todo, ha apuntado que es necesario "delimitar y depurar un poco el carácter de la denuncia, el origen, los datos que se dan" aunque a su juicio, "el hecho de que pueda haber una cierta intencionalidad en algunos casos no quita para que al menos se investigue la posibilidad de incoar una inspección fiscal".