Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exsubdelegado del Gobierno en Valencia cree que tras el accidente del metro falló la "comunicación"

Dice que el Ayuntamiento de Valencia se negó a crear una oficina de atención conjunta para las víctimas, como sí hizo Torrent
El exsubdelegado del Gobierno en Valencia Luis Felipe Martínez considera que en la gestión del accidente del metro de Valencia de 2006, en el que fallecieron 43 personas y otras 47 resultaron heridas, falló la "comunicación". Además, entiende que se debería haber ido informando a la ciudadanía a medida que se iban conociendo nuevos datos o hipótesis. A su juicio, "se tenían que haber dicho las cosas como pasaban, no haberlas medido".
Martínez, que ha comparecido este lunes en la comisión de investigación de las Corts sobre el accidente del metro de Valencia del 3 de julio de 2006, ha valorado que todas las administraciones destinaron todos los medios que tenían. En cualquier caso, ha subrayado que "todas las cosas son mejorables".
Ha indicado que se enteró del accidente unos 15 minutos después de que se produjera y fue de los primeros en acudir al siniestro --ha recordado que el entonces delegado del Gobierno en la Comunitat, Antoni Bernabé, estaba de viaje a Madrid--, pero no bajó al túnel porque considera que podría haber "estorbado" a la Policía.
También ha explicado que se estableció una comisión de coordinación entre la Administración central, la Generalitat y Ayuntamiento. Del Gobierno valenciano, ha dicho que recuerda ver en el lugar de los hechos al entonces conseller de Obras Públicas, el ya fallecido José Ramón García Antón; el exvicepresidente Vicente Rambla, el expresidente Francisco Camps o a la exgerente de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) Marisa Gracia; y del Ayuntamiento de Valencia al entonces concejal de Seguridad Ciudadana Miquel Domínguez, porque la alcaldesa entonces Rita Barberá "apareció muy tarde".
Según el exsubdelegado, Barberá dijo en una cadena de radio que no se descartaba "ninguna hipótesis", lo que considera "horroroso" y "nada conveniente", porque "los atentados terroristas producen pánico en la sociedad porque normalmente no es una sola bomba y la gente piensa que puede haber otras".
Ante estas declaraciones, Martínez ha explicado que salió a informar a los medios de comunicación, para descartar un atentado y explicar las dos hipótesis que barajaba la Policía Científica: "Una clara, que era el exceso de velocidad del ferrocarril; y la segunda, que podía ser causa o efecto, que se había roto uno de los ejes de la rueda del tren". Al respecto, ha señalado que "molestó" a otras administraciones que "yo saliera por mi cuenta y riesgo sin esperar a que se pusiera todo el mundo de acuerdo".
El que fuera subdelegado del Gobierno en Valencia, que considera que el dispositivo de medios funcionó "bien", ha explicado que Delegación estableció con el Ayuntamiento de Torrent una oficina conjunta para tramitar las competencias que la administración del Estado tenía sobre las víctimas que son "limitadas", y se refieren a pensiones de viudedad o trámites de repatriación, entre otras. Ha puntualizado que establecieron el sistema para que recibieran las pensiones en diez días como máximo.
Luis Felipe Martínez ha entonado el "mea culpa" en la parte que le corresponde por "no haber convencido al Ayuntamiento de Valencia" para la puesta en marcha de una oficina similar, ya que ha dicho que ese consistorio dijo que no quería y que "cada administración hiciera lo que tenía que hacer".
VISITA A FAMILIARES EN EL ANATÓMICO FORENSE
Por otro lado, ha recordado que la entonces vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; el delegado del Gobierno Antoni Bernabé; y él como subdelegado visitaron a familiares de las víctima en el Instituto Anatómico Forense para transmitirles las "condolencias". "El Gobierno de España no fue casa por casa", ha manifestado.