Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exteriores recuerda a Londres que las aguas por las que navegaba el 'Ángeles Alvariño' "son españolas"

España "no tiene duda alguna de los límites de su territorio", subraya Gonzalo de Benito
El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, ha trasladado este lunes al Gobierno británico la "tradicional" posición de España en las disputas territoriales en torno a Gibraltar y ha subrayado que las aguas por las que navegaba el buque oceanográfico 'Ángeles Alvariño' "son españolas".
El buque, que opera el Instituto Español de Oceanografía (IEO) y realiza labores de estudio e investigación en la zona del estrecho de Gibraltar, ha sido "expulsado" de las aguas próximas al Peñón por autoridades gibraltareñas, según fuentes cercanas a los hechos consultadas por Europa Press.
El secretario de Estado británico para Europa, David Lidington, se ha puesto en contacto con De Benito para trasladarle la "grave preocupación" de Londres por lo que considera una "grave incursión" y una "violación de la soberanía", según el Foreign Office.
Exteriores, sin embargo, ha aprovechado para recordar que España no reconoce a Reino Unido derechos relativos a los espacios marítimos de Gibraltar que no estén comprendidos en el artículo X del Tratado de Utrechet.
España no reconoce a Reino Unido más aguas que las del interior del puerto de Gibraltar, ya que argumenta que por el Tratado de Utrecht de 1713 solo cedió a la Corona británica la ciudad y el puerto de Gibraltar, no sus aguas ni el espacio aéreo. "Las aguas adyacentes son, por tanto, españolas", subraya el Ministerio en su comunicado de este lunes.
Londres, sin embargo, reivindica hasta tres millas náuticas de mar territorial, aunque considera que por la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar podría extenderlas hasta las 12 millas. Para el Gobierno británico, por tanto, más allá de las tres millas serían aguas internacionales.
"Lo que Reino Unido califica como 'incursiones ilegales' en lo que denomina como 'aguas territoriales británicas' no son sino actividades rutinarias de buques españoles en aguas españolas", añade la nota de Exeriores. En este sentido, De Benito ha recordado que el 'Ángeles Alvariño' realizaba una misión de investigación en una Zona de Especial Conservación reconocida como tal por la Unión Europea.
España "no tiene duda alguna de los límites de su territorio" y, por tanto, los barcos "seguirán cumpliendo con su deber" y "ejerciendo los cometidos que le son encomendados en las aguas españolas de la misma forma que lo vienen haciendo desde tiempo inmemorial".
POSIBLES MEDIDAS
El 'Ángeles Alvariño', que opera el Instituto Español de Oceanografía (IEO), fue hace unos meses objeto de una situación similar que, en aquella ocasión, propició que Reino Unido convocase al embajador español en Londres, Federico Trillo.
En esta ocasión, Londres se reserva la posibilidad de adoptar otras medidas. "Seguiremos tomando las acciones que consideremos necesarias para hacer valer la soberanía británica y los intereses de Gibraltar, su pueblo, su seguridad y su economía", ha advertido Lidington.