Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exteriores convoca al embajador israelí tras el anuncio de nuevas viviendas en Cisjordania y Jerusalén Este

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha decidido convocar al embajador israelí en Madrid, Alon Bar, para trasladarle su preocupación por el reciente anuncio del Gobierno de Benjamin Netanyahu de construir 1.600 nuevas viviendas en asentamientos de Cisjordania y Jerusalén Este.
El Departamento que dirige José Manuel García-Margallo ha convocado para mañana al representante diplomático israelí, días después de expresar por escrito que las construcciones en los asentamientos representan un "importante obstáculo" para la paz en la región, han adelantado a Europa Press fuentes diplomáticas.
Al igual que España, países como Reino Unido, Francia, Italia y Alemania también han convocado a los embajadores de Israel, según el periódico 'Haaretz'. Todos estos países comparten con España una política similar respecto a la actual situación en Oriente Próximo y, en particular, a las negociaciones entre israelíes y palestinos.
El Gobierno español considera que los asentamientos son "ilegales" según el Derecho internacional" y "un importante obstáculo" para lograr una solución de dos Estados y así se lo trasladará Exteriores al embajador Bar.
No obstante, España también le expresará su satisfacción por medidas como la reciente liberación de 26 presos palestinos o la propuesta de Estados Unidos de un 'acuerdo marco' sobre el que las partes pueden seguir negociando.
ASENTAMIENTOS
El Ejecutivo de Benjamin Netanyahu sacó a concurso el viernes de la semana pasada la construcción de 600 viviendas en Jerusalén Este y 800 en asentamientos de Cisjordania, a pesar de los llamamientos internacionales para que detenga estos planes urbanísticos para no perjudicar el proceso de paz.
El Ministerio Exteriores pidió la semana pasada a "todas las partes" que "se abstengan de cualquier acto que pueda poner en peligro las negociaciones en curso", reanudadas a finales de julio del año pasado bajo la mediación de Estados Unidos.