Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los dos F-18 siniestrados realizaban un ejercicio de guerra electrónica

Los dos pilotos se encuentran hospitalizados pero estables. Video: Informativos Telecinco.telecinco.es
Los pilotos de los dos aviones monoplazas hicieron uso de sus asientos eyectables abandonando los aviones que se encontraban a unos 29.000 pies (10.000 metros) de altura, cayendo en el mar a unas 60 millas náuticas (100 Kilómetros) al sureste de su base de partida.

Ambos fueron evacuados por el SAR a la base aérea grancanaria y desde allí se ha procedido a su traslado a un hospital de la isla para someterles a una revisión.

El "accidente" se produjo a 25 millas al sureste de Gran Canaria durante un "entrenamiento" de las aeronaves en las que participaban también otros efectivos. Tuvo lugar a primera hora de la tarde a 60 millas al sureste de Gran Canaria, según las fuentes.

A las 13.45 horas GMT (14.45 hora insular), el SAR recibió el aviso de los pilotos y envió al lugar un helicóptero Superpuma, cuya tripulación localizó a los pilotos a las 15:25 horas (local), y procedió a su rescate.

Tras su paso por la base de Gando, los dos pilotos han sido trasladados al Hospital Insular de Las Palmas de Gran Canaria.

Aunque en principio los dos pilotos se encuentran en buen estado, no se descarta que sufran secuelas del impacto en el mar y de la propia eyección de sus puestos de cabina.

El Servicio Aéreo de Rescate ha movilizado una patrullera de la Armada y una embarcación de Salvamento Marítimo para intentar recuperar los restos de los aviones F-18, que operaban bajo los indicativos de "halcón".

Sobre las causas del siniestro, las fuentes consultadas se limitaron a señalar que se ha abierto una "investigación" para aclarar lo ocurrido.

Los dos pilotos tienen el empleo de capitán y cuentan con una elevada experiencia y más de 700 horas de vuelo en F-18, según concluye el comunicado del Ejército del Aire.