Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FAES defiende el papel de la Corona por ser "prudente al sortear las ocurrencias que algunos proponían"

Dice que el "rendimiento" del sistema constitucional ha sido "muy superior" a lo que son capaces de producir los que lo critican
El secretario general de la FAES, Javier Zarzalejos, ha defendido hoy en un artículo publicado hoy en la web de la fundación vinculada al PP, el papel de la Corona en la Legislatura "fracasada" por ser "prudente al sortear las ocurrencias que algunos proponían".
Zarzalejos, quien asegura que "nada ni nadie en el 'modelo' ha condicionado o reducido el margen de maniobra de los partidos, no precisa las "ocurrencias" a que se refiere, aunque parece apuntar a la posibilidad que se barajó en el Gobierno de encargar un informe al Consejo de Estado para poder disolver las Cortes sin que hubiera habido antes una sesión de investidura, en caso de no haber candidatos para ella.
En aquel momento, el Ejecutivo se refirió también a un informe del Consejo de Estado que se realizó tras el llamado 'tamayazo' en la Comunidad de Madrid, que obligó a repetir las elecciones autonómicas sin que hubiera habido una sesión previa de investidura.
El secretario general de FAES deja claro en su artículo que la Corona "ha sido previsible" en el ejercicio de su papel constitucional y cree que "menos aún puede decirse que aquel --en referencia al Rey-- se encuentre sesgado hacia opción alguna".
Zarzalejos centra su artículo en defender el modelo constitucional vigente frente a quienes lo critican y quieren reformarlo y defiende que el "rendimiento" de este sistema, en un periodo "inédito" como el que acaba de atravesar España, "está acreditando ser muy superior a lo que son capaces de producir tantos que lo critican".
No obstante, sí cree que lo ocurrido merece una "reflexión" y que seguramente procederá en su momento "reconsiderar determinados aspectos de la regulación de estos periodos" para la disolución de las Cortes y la convocatoria de nuevas elecciones si se vuelve a dar el caso de que no se conformen mayorías suficientes para lograr una investidura.
REFORMAS PARA ATENUAR LAS CONSECUENCIAS POLITICAS
En cualquier caso, cree que estas reformas no se deberían dar por "ninguna deficiencia constitucional" sino por la conveniencia de "atenuar en lo posible" las "peores consecuencias políticas e institucionales que podrían derivarse de un nuevo fracaso de los actores políticos" en el caso de que éstos tuvieran que afrontar una situación similar en el futuro.
Zarzalejos explica que tras el "fracaso" de la Legislatura emerge la "tendencia tan acusada en el debate público nacional" a sobrevalorar la importancia del 'modelo' para "mitificarlo" o para "descalificarlo". Recuerda, en este último sentido, la apuesta del PSOE por la "supuesta infalibilidad" del "modelo federal" para resolver los problemas del Estado autonómico como si éste funcionara al margen de los actores políticos.
Sin embargo, el dirigente de la FAES considera que "no hay modelo ni federalismo que sobreviva" a un "Mas o a un Ibarretxe" y advierte de que en lugar de echar la culpa al barco "habría que mirar a la tripulación".
También hace referencia a las apelaciones de la "extrema izquierda populista" a romper "no se sabe qué candados" de la Constitución alegando que cierran el sistema a "la voluntad popular". En opinión de Zarzalejos, se trata de "extraviadas descalificaciones" del sistema constitucional, cuya "falsedad y cinismo" se han puesto en evidencia con la trayectoria electoral de quienes las han defendido.
Por el contrario, el secretario general de FAES cree que el "rendimiento del sistema constitucional en este periodo inédito" ha sido "muy superior" a lo que "son capaces de producir tantos que los critican".
Relata, en este sentido, que el actual sistema, incluida la Ley Electoral, ha sido capaz de incorporar el "pluralismo político" y ha ofrecido un marco para desarrollar las "iniciativas de pacto". En este contexto incluye la actuación de la Corona, de la que asegura que "ha sido previsible" en el ejercicio de su papel constitucional y "prudente al sortear las ocurrencias que algunos proponían".
En su opinión, no se ha producido una "incapacidad" del sistema constitucional para adaptarse a una nueva situación. Y al referirse a la crisis del bipartidismo, que califica de "imperfecto", afirma que ha cambiado muchas cosas, pero cree que "nadie podrá decir que España ha sufrido un vuelco revolucionario o desestabilizador".
Pone como ejemplo que los dos partidos mayoritarios --PP y PSOE-- junto con una fuerza constitucionalista emergente --en referencia a Ciudadanos-- suman 253 escaños en el Congreso. Según Zarzalejos, con estos datos no se puede hablar de un "sistema desestabilizado o ingobernable".
Otra cuestión, señala, es que "la estrategia de pactos del PSOE a nivel autonómico y municipal haya potenciado por encima de su representatividad a las fuerzas declaradamente rupturistas, es decir, extrema izquierda y nacionalistas, que se agrupan en Podemos y sus satélites".