Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FEMP subraya el "golpe irreversible" a la reforma local tras la sentencia del TC, que "desautoriza" a Rajoy y al PP

El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, cree que la sentencia del Tribunal Constitucional que anula parte de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local --conocida como reforma local-- desautoriza al PP y al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ya que el Alto Tribunal "da un golpe irreversible" a dicha norma.
Caballero se ha pronunciado así tras analizar en profundidad el fallo del Pleno del Tribunal Constitucional, que ha declarado inconstitucionales algunos preceptos de la norma al entender que invaden competencias de las comunidades autónomas.
Para el alcalde socialista de Vigo, esta sentencia "deja absolutamente tocada" la reforma local impulsada y aprobada por el PP. Según ha recalcado Caballero, "desautoriza" el intento de Rajoy de "quitar" a los ayuntamientos las competencias de política social, educativa y de atención en centros sanitarios.
"El Tribunal Constitucional con un muy bien criterio municipalista acaba de darle una fortísima desautorización al señor Rajoy en su pretensión de minimizar la capacidad de acción de los ayuntamientos". ha remachado.
Caballero, desde la Presidencia de la FEMP y en representación de más de 8.000 municipios, ha reivindicado en diversas ocasiones la derogación de la reforma local. Tras la resolución judicial del TC, ha demandado que "se inicien los trámites" para hacerlo porque, a su juicio, la norma es "un dislate".
"Acaba de decirnos (la sentencia) a los ayuntamientos que teníamos razón en nuestra queja", ha manifestado, recalcando que, a su vez, "le quita la razón" a los 'populares' que dijeron que era una ley "espléndida".