Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fedelatina la apoya pero prevé baja participación inmigrante por "escollos burocráticos"

El presidente de la Federación de Entidades Latinoamericanas de Catalunya (Fedelatina), Javier Bonomi, ha explicado a Europa Press que apoyan la consulta pero prevén una baja participación de los ciudadanos inmigrantes en la consulta soberanista del 9 de noviembre, debido a "los escollos burocráticos".
Fedelatina aglutina 65 asociaciones catalanas de inmigrantes latinoamericanos, que suman unos 2.500 asociados, aunque Bonomi señala que anualmente organizan actividades para unas 10.000 personas.
Según ha explicado, las personas de origen extranjero que no tengan la nacionalidad española y quieran votar en la consulta, deberán pedir un certificado de residencia a la Policia Nacional, y cuyo coste de emisión este año es de 6,96 euros, según fuentes policiales.
Después, deben entregar este documento a su ayuntamiento con suficiente antelación para que el día de la votación su nombre aparezca en la lista de votantes, como ya se contempla en las votaciones municipales en virtud de la Ley Orgánica de régimen electoral general (Loreg), que permite votar en los comicios locales a los extranjeros de Noruega, Ecuador, Nueva Zelanda, Colombia, Chile, Perú, Paraguay, Islandia, Bolivia, Cabo Verde, Corea del Sur y Trinidad y Tobago que no tengan la nacionalidad española.
Aunque la ley de consultas aún no está aprobada, fuentes de la Conselleria de Gobernación han explicado a Europa Press que se contempla que los extranjeros de la UE que hayan residido al menos un año en Catalunya puedan votar, mientras que los procedentes de países no comunitarios deberán haber vivido al menos tres para votar.
"Si los catalanes y españoles tuvieran que hacer esta carrera de obstáculos para votar, seguro que la abstención crecería", según él, y ha defendido que ejercer el derecho a voto debería ser fácil porque la democracia se basa en un ejercicio práctico.
Bonomi lo explicó al presidente de la Generalitat, Artur Mas --durante una reunión de la Mesa del Tercer Sector de Catalunya--, y también al director general de Inmigración, Xavier Bosch, pero no ha recibido ninguna respuesta concluyente.
LOS INMIGRANTES QUIEREN OPINAR
Además, ha explicado que Fedelatina apoya la consulta, porque defiende la participación ciudadana y porque los inmigrantes dan la bienvenida a cualquier oportunidad para opinar.
Bonomi --también responsable de la comisión de inmigración de la Mesa del Tercer Sector-- ha explicado que los órganos directivos de Fedelatina, junto a otras asociaciones catalanas de inmigrantes, se reunieron con la Conselleria de Bienestar antes de presentarse el 'Plan de ciudadanía y de las migraciones: horizonte 2016' de la Generalitat en abril para opinar sobre aspectos de la ley de extranjería.
El presidente ha señalado que se habló de la posible política de extranjería en una supuesta Catalunya independiente, por lo que dieron su opinión, y en particular ha comentado que las asociaciones pidieron que fuera más fácil conseguir la nacionalidad.
También ha señalado que este año se ha intentado aproximar la cultura catalana a los inmigrantes, con actividades en centros cívicos programadas en el marco del Tricentenari.