Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Federaciones y dirigentes de IU y el PCE piden responsabilidades políticas por las 'tarjetas b' de Caja Madrid

Baleares reclama la suspensión cautelar de militancia de los coordinadores de IUCM, entre los que estarían Ángel Pérez y Reneses
Diversas federaciones y dirigentes de Izquierda Unida, así como el Comité Federal del Partido Comunista (PCE), consideran imprescindible que se asuman responsabilidades políticas dentro de la coalición por el escándalo de las 'tarjetas b' de Caja Madrid en el que se han visto implicados consejeros nombrados por IU, entre ellos José Antonio Moral Santín.
Desde que IU de la Comunidad de Madrid presentó las recomendaciones iniciales de la Comisión de Investigación creada al respecto --que limitaron las responsabilidades al parlamentario autonómico Antero Ruiz, al que reclamó el acta de diputado-- se han sucedido un goteo de valoraciones y resoluciones de varias federaciones pidiendo una respuesta contundente al escándalo generado.
La más concreta es la resolución aprobada por la federación de Baleares, EUIB, que pidió directamente la suspensión cautelar de militancia de los coordinadores generales de IUCM durante la etapa en la que se sucedieron los hechos.
Esta determinación alcanzaría al actual portavoz de la formación en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Pérez, coordinador entre 1993 y 2000; a Miguel Reneses, al frente de IUCM entre los años 2000 y 2004 y actual secretario de Organización de IU Federal; a Fernando Marín, coordinador entre 2004 y 2008; y al diputado madrileño Gregorio Gordo, coordinador entre 2009 y 2012.
EUIB defiende que debe hacer "con la mayor brevedad posible" una "depuración ejemplar de responsabilidades políticas" al considerar "evidente" que los coordinadores generales, que recuerda que eran los "máximos responsables" de IUCM, "no se opusieron por acción u omisión a las prácticas fraudulentas, clientelares, especulativas y antisociales de esas entidades".
Otra federación que ha aprobado una resolución sobre el asunto es la de Castilla y León, que el pasado domingo animó a profundizar "en la limpieza a fondo interna" de la organización y exigió responsabilidades políticas "más allá de la legalidad de dichas acciones".
EVITAR QUE IU SALGA HERIDA DE MUERTE
Y de nuevo, el texto aprobado por IUCyL pedía impedir que la credibilidad de la organización quede en entredicho por la actuación de unos pocos que, "por acción u omisión, consintieron y realizaron estas dinámicas perversas de comportamiento totalmente contrarias a la ética de la izquierda".
"Necesitamos ejemplaridad, contundencia y rapidez en la toma de decisiones para evitar que Izquierda Unida salga herida de muerte de esta crisis política", advierte la resolución antes de insistir en la necesidad de adoptar medidas "contra quienes ejercían responsabilidades" en IU "como instrumentos necesarios para devolver credibilidad" a la organización.
También pide responsabilidades el PCE, al que pertenecen el coordinador federal de IU, Cayo Lara, y cuyo secretario general, José Luis Centella, ocupa la Secretaría de Acción Política en la dirección federal. "Siendo una responsabilidad que va más allá de los consejeros implicados y por la que deberían rendir cuentas y dimitir aquellos que tienen responsabilidades políticas por acción u omisión", reza un texto aprobado por el Comité Federal el sábado de la pasada semana.
Pero además, el PCE decidió poner el marcha su propia comisión de investigación para, en el plazo de 21 días, presentar un informe global para concretar "las responsabilidades políticas que pudiesen existir", aunque subraya que ninguno de los consejeros "salpicados" por el escándalo de las tarjetas está afiliado a la organización.
ANDALUCÍA PIDE QUE "CAIGAN CABEZAS"
Pero la exigencia de una respuesta contundente no llega sólo desde las federaciones, también algunos dirigentes de IU han pedido firmeza para que la coalición no salga perjudicada. Es el caso del balear Eberhard Grosske, que considera imprescindible que haya más responsabilidades.
"Dimitir por responsabilidad aunque se tengan las manos limpias. Este es el listón altísimo que puso Meyer y el que IU ha de aplicar sobre Bankia. Ya", defendió este jueves a través de Twitter recordando la dimisión del que fuera su candidato a las elecciones europeas, Willy Meyer, por el fondo de pensiones del Parlamento Europeo suscrito a una Sicav.
También el coordinador general de la federación de Andalucía, Antonio Maíllo, cree que deben "caer cabezas" por este caso, que calificó como "una golfada". Y avisó a IUCM de que así se lo exigirían desde Andalucía y desde la dirección federal si no tomaban esta determinación. "No podemos permitirnos ni una contemplación, los que actúan así no son compañeros", dijo durante un acto celebrado en Écija (Sevilla).