Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo pide al Apóstol "decisión" para "no claudicar ante quien predica la desunión" y reivindica la ley y la democracia

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha pedido este martes al Apóstol Santiago la "voluntad y decisión" necesarias para "no claudicar ante quienes predican la desunión o se abandonan al pesimismo", al tiempo que ha incidido en que "la razón ha de estar respaldada por la ley" y por la democracia.
Así lo ha recogido en su Ofrenda al Apóstol Santiago, que ha realizado por cuarta ocasión como delegado regio, y en la que también ha tenido palabras de recuerdo para las víctimas del accidente de Angrois, del que este lunes se cumplieron cuatro años.
España, ha dicho Feijóo, es hoy "sinónimo de libertad, paz y convivencia", algo a lo que se une "el logro de haber construido una comunidad de ciudadanos y pueblos libres, donde la pluralidad no equivale a desigualdad".
"Necesitamos voluntad y decisión para que esta obra no se malogre por culpa de egoísmos, insolidaridades o frivolidades", ha dicho el presidente, que ha recordado que, para esto, "la razón ha de estar respaldada por la ley, y la ley por la razón". "La obstinación de unos pocos no puede prevalecer contra la sensatez, la lealtad y la solidaridad de muchos", ha zanjado.
Además de recordar la lacra de la violencia de género, el delegado regio ha apelado a la "generosidad" con los refugiados, que buscan en Europa una "utopía real donde depositar sus sueños".
Del mismo modo, ha lamentado que Europa sea "objetivo de una de las peores manifestaciones del odio: el terrorismo", que se "enmascara de forma falaz en ideas religiosas", y ha recordado las figuras de Miguel Ángel Blanco y de Ignacio Echeverría, dos "jóvenes de esta tierra" que se han convertido en "símbolos de la fuerza de la razón que lucha contra la razón de la fuerza".