Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo apuesta por aplicar "prudencia, pero no reñida con la esperanza" y alerta de que la banda "siempre mintió"

Rechaza cualquier intento de "aprovechar políticamente" la situación, ya sea en el Gobierno o en la oposición
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha apostado por tomarse el anuncio del cese definitivo de la actividad armada de ETA "con mucha prudencia, pero no reñida con la esperanza" y, aunque indicó que "es posible" que se esté en el camino hacia el final de la barbarie terrorista, alertó de que la banda "siempre mintió" con treguas "temporales".
En el coloquio posterior a su intervención en un desayuno informativo organizado por Fórum Europa, Feijóo proclamó que "la sociedad española no debe nada a ETA", sino "al contrario", tras "50 años de terrorismo". Aún así, afirmó que, tras el comunicado del pasado jueves, "nace una esperanza que debe cristalizar en hechos".
Esos hechos, deben ser, subrayó el presidente gallego, la disolución de la banda terrorista y la entrega de las armas, puesto que mientras tanto, los españoles sólo están "simplemente ante una esperanza de que se inicie el final de ETA". "ETA de momento existe, no está disuelta y no entregó las armas y las bombas", recordó.
RECHAZÓ A POLITIZAR LA SITUACIÓN
Preguntada su opinión acerca de la ronda de contactos que el 'lehendakari' vasco, Patxi López, ha anunciado que iniciará con todos los partidos políticos, Feijóo quiso poner el acento en las víctimas del terrorismo, a las cuales transmitió un "recuerdo y respeto permanente".
En cualquier caso, apeló a trabajar "con rigor", porque advirtió que cualquier intento de "aprovechar políticamente" la coyuntura sería "un error". "Espero que nadie caiga en ese error, ni en el Gobierno ni en la oposición. Aprovechar el sufrimiento, la sinrazón y el fanatismo para un político es un error a cortos, medios y largos plazos", proclamó el presidente del Gobierno gallego.