Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo admite que se debió informar mejor sobre la 'reválida' para evitar el absentismo durante las pruebas en Galicia

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha defendido las evaluaciones finales de la LOMCE como un mecanismo para "mejorar y reforzar" el sistema educativo público, aunque ha reconocido que no se puede obviar que "cientos" de padres no enviaron a sus hijos al colegio a realizar la de 6º de Primaria y ha apelado a que la Administración educativa "informe mejor".
En concreto, la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria calcula que un 90 por ciento de los centros y un 60 por ciento del alumnado participó este miércoles en la primera jornada de la evaluación final de 6º de Primaria y destacó la "normalidad" en la celebración de las pruebas. Tras la reunión de su Gobierno, Feijóo ha repasado estos datos y ha cifrado "en 22.000" los alumnos que realizaron la reválida.
"Constituyen un porcentaje que cada uno puede valorar, pero hablamos de que es la primera vez que se hace la reválida en 6º; estamos innovando un sistema que necesita rodar", ha reflexionado el presidente gallego, quien ha asegurado, no obstante, que no se puede "obviar" que hubo "cientos de familias que no enviaron a sus hijos a hacer la prueba".
"Eso es responsabilidad de las familias", ha remarcado el presidente, antes de admitir que, en todo caso, en lo que corresponde a la Administración sí es necesario "informar mejor" a los padres y "contrarrestar las campañas de desinformación que hay detrás de este tipo de planteamientos".
Al tiempo, ha sugerido que los colectivos que trasladan a las familias que no envíen a sus hijos a realizar este tipo de evaluaciones deberían "reflexionar" al respecto.
"INFORMAR MEJOR"
"Pero la Administración educativa tiene que informar mejor; había gente que decía que esto era una selección de centros, alumnos y profesores, cuando no tiene ningún efecto en ránkings de alumnos, ni de profesores ni de centros educativos. Es absolutamente falso y, si los padres no tenían esa información este año, la tendrán el año que viene", ha advertido.
No en vano, ha confesado que le "preocupa" que esta prueba no tenga "más" objetivo que "reforzar el sistema educativo público" y haya otra percepción. A modo de ejemplo, ha recordado que la evaluación de 3º, que ya se hizo en el curso pasado, proporcionó información y permitió a la Xunta implantar con varios centros 69 contratos programa para "mejorar" los resultados.
"Confío que a medida que pasen los años se vaya normalizando e igual que nadie se mete en que un profesor ponga 15 exámenes en su asignatura o los haga mensuales, quincenales o trimestrales, lo lógico es que dejemos que los centros puedan hacer pruebas para mejorar la educación de los hijos", ha reflexionado.
Frente a ello, ha advertido que, si lo que se busca es "disminuir la calidad educativa", lo que hay que hacer es "suprimir cualquier tipo de prueba, cualquier examen". "Después muchos padres que no están de acuerdo enviarán a sus hijos a otros centros (en referencia a la privada) y eso sería mortal para la educación pública", ha