Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo dice que cualquier cargo que actúe irregularmente será denunciado y no le constan pagos de Crespo al PP

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha advertido que cualquier alto cargo de la Administración autonómica bajo sospecha de haber cometido una irregularidad será denunciado. "Irá al fiscal, sea quien sea", ha advertido el también líder del PPdeG, quien ha asegurado no tener constancia "directa ni indirecta" de pagos a su partido del empresario Gerardo Crespo, cabecilla de la red que investiga la 'Operación Zeta'.
Lo ha manifestado al término del Consello de la Xunta, preguntado por la información del sumario de la 'Operación Zeta' según la cual Crespo habría realizado dos pagos al PP en el año 2011 por importe de 17.000 euros. A ellos se sumarían otros realizados a altos cargos de la Consellería de Traballo, entre ellos el ya exdirector general Odilo Martiñá, que habría recibido 18.000 euros.
En este contexto, Núñez Feijóo ha reivindicado que fue su Gobierno el que remitió a la Fiscalía hace dos años la información relativa al caso de supuesto fraude de subvenciones en cursos de formación tras realizar una inspección. "Inmediatamente lo pusimos a disposición de la Fiscalía y me reitero en que eso es lo que hay que hacer, investigar cuando haya sospechas y ponerlo a disposición de la Fiscalía", ha remarcado.
"Sobre presuntos colaboradores y perceptores de supuestas retribuciones tanto con el bipartito como con el Gobierno actual, el presidente gallego ha remarcado que tendrán que dar las explicaciones que se les requieran en el marco de este caso, pero ha advertido de que "no tienen cabida" en la Administración autonómica.
Así, tras el cese de Martiñá un día antes de que acudiese a declarar ante la Policía por este caso, ha garantizado que si el Gobierno gallego entiende que un alto cargo "está cometiendo alguna irregularidad" éste "irá al fiscal, sea quien sea". "Que nadie se confunda", ha sentenciado, antes de pedir que, "si alguien tiene algún indicio" de irregularidad en alguna contratación o programa autonómico, lo comunique, porque será investigado.
De hecho, ha insistido en que en el caso de los supuestos fraudes de cursos hubo "alguna persona que trabajaba en centros de formación" que denunció y que fue entonces cuando la Xunta realizó una investigación que, posteriormente, remitió a la Fiscalía.
RESPALDO A MATO
Sobre si ha demandado explicaciones a la conselleira de Traballo e Benestar, Beatriz Mato, por lo ocurrido, el presidente ha defendido a la dirigente popular coruñesa y ha manifestado que su departamento "no hizo sino cumplir con su obligación, que es investigar".
Tras la inspección, ha explicado que la propia Mato le hizo conocedor de las supuestas irregularidades y se decidió dar el paso de denunciar la situación ante la Fiscalía, además de "dejar sin efecto" cualquier otra convocatoria de empresas que estaban "bajo sospecha" por su vínculo con la supuesta trama.
"Desde el primer momento", al igual que defendió la conselleira en días previos, el presidente gallego ha esgrimido que "se investigó y se denunció". Por ello, preguntado acerca de si cree que lo ocurrido es "algo puntual" de Traballo o podría haber otros casos en difrentes departamentos, ha insistido en que, "si alguien cree que la Xunta va a mirar para otro lado" ante supuestos de irregularidad, "se equivoca profundamente".
De hecho, ha afirmado que mientras él sea presidente se actuará frente a cualquier irregularidad "afecte a quien afecte", ya sea "a un director xeral, a varios, a muchos o a pocos".
En cuanto a la tardanza en destituir a Martiñá --más de dos años después de la inspección de la Xunta que derivó en una investigación de la Fiscalía--, ha replicado que se actuó "en cuanto se tuvo conocimiento", y ha remarcado que hay actuaciones en este caso que proceden "de Gobiernos anteriores".
SUPUESTOS PAGOS AL PP
"Nosotros actuamos", ha insistido, reiteradamente, el presidente gallego, quien ha asegurado no tener "constancia directa ni indirecta" de los supuestos pagos de Crespo al PP, cuestión sobre la que no ha dicho nada más, salvo remitirse "a las declaraciones" realizadas por los responsables del partido en A Coruña.
Sobre la petición del BNG de que Feijóo autorice abrir una comisión de investigación en la Cámara autonómica para depurar responsabilidades políticas de acuerdo con la insistencia del PP en Andalucía para aclarar lo ocurrido con los ERE, ha remitido a su respuesta en la próxima sesión plenaria, si bien ha matizado que ambas situaciones son no solo "distintas", sino "contradictorias".
"Si la Junta de Andalucía hubiese puesto a disposición del fiscal sospechas sobre una práctica irregular de millones de euros durante muchos años no habría caso de los ERE de Andalucía. La 'Operación Zeta' la descubre la Xunta y en Andalucía es el Gobierno el que está siendo investigado", ha zanjado.