Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo se reafirma en su propuesta de recortar a 61 los diputados y dice que "el más perjudicado" es el PP

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se ha reafirmado en la propuesta registrada por el PPdeG para reducir de 75 a 61 los diputados del Pazo do Hórreo, con la rebaja de 10 a ocho del mínimo de escaños por provincia, ha defendido que "garantiza la proporcionalidad" territorial y poblacional, y ha alegado que "el más perjudicado" por la misma es su partido.
"Si se quiere buscar un perjudicado, el más perjudicado sería el PP por el número de diputados que perdería", ha esgrimido Feijóo en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal de su Ejecutivo, tras ser preguntado sobre si estaría dispuesto a negociar parte del contenido de esta iniciativa --como el número de diputados-- en busca de consenso con la oposición, que la rechaza.
Feijóo no ha explicitado su voluntad de negociar y se ha reafirmado en la propuesta registrada por su partido. No en vano, ha alegado que el PPdeG "cumple" con el compromiso que plasmó en su programa electoral y con el objetivo de "racionalizar" el Parlamento en el marco de la horquilla estatutaria y "sin buscar ningún ventajismo".
A modo de argumento, ha subrayado que la propuesta de reforma electoral popular, en los términos en los que está formulada, "blinda" la representación territorial y el peso poblacional e "incluso sube el peso de la población sobre el territorio".
Así, se ha declarado "sorprendido" por las acusaciones de "ventajismo" lanzadas desde las filas de la oposición y ha proclamado que la reforma registrada por su grupo no alteraría los resultados de ninguna convocatoria electoral "desde que se puede votar con el autogobierno.
"No varía los resultados, ni la proporcionalidad ni se cambia nada. Quiero que quede lo suficientemente claro", ha aseverado.
"BRUTAL PELEA POR UN ESCAÑO"
Tras someterse "a la extrapolación que quiera hacer grupo", el mandatario autonómico ha asegurado no comprender "cuál es el problema" de sus adversarios políticos con esta reforma, aunque ha sugerido que las quejas podrían deberse "a la brutal pelea por un escaño que se da en algún grupo de la oposición".
"Pero la brutal pelea por un escaño no justifica incumplir un programa electoral ni el objetivo de racionalizar el Parlamento de acuerdo con el Estatuto y blindando los resultados", ha contrapuesto.
Ante la insistencia de los periodistas por conocer si está dispuesto a negociar, ha replicado que "se acredita que el PP no quiere ninguna ventaja" y ha añadido que su propuesta no sólo es "conocida y está registrada" sino que se incluyó en su programa electoral y se ajustó tras conversar con las distintas fuerzas políticas, que temían alteraciones en la proporcionalidad. "No entiendo cuál es la discusión", ha zanjado Feijóo.