Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe VI y don Juan Carlos, por primera vez juntos en un acto público

El Rey Felipe VI y su padre Don Juan Carlos han asistido al Festival Aéreo 'Aire75' organizado con motivo de la celebración del 75 aniversario del Ejército del Aire en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), una exhibición en la que han participado más de un centenar de aeronaves españolas y extranjeras y que ha reunido a cerca de 250.000 personas.

Esta es la primera vez desde la proclamación como Rey de Don Felipe en que el monarca y su padre aparecen juntos en un acto público. Aunque se esperaba la presencia de algún miembro de la Casa Real, hasta el último momento no se ha conocido que asistiría el Rey acompañado de su padre.
Ataviados los dos con sus uniformes del Ejército del Aire -Don Felipe como capitán general y Don Juan Carlos como capitán general en la reserva-, han llegado por sorpresa a la base de Torrejón a bordo de un helicóptero 'Superpuma' del Ala 48 del Ejercito de Aire pilotado por el Rey.
Durante su visita a la base, el monarca y su padre, que caminaba ayudado por un bastón, han podido presenciar ejercicios acrobáticos y exhibiciones aéreas, entre otros, del helicóptero Harrier de la Armada, la Patrulla Aspa, el Airbus A330 de Iberia y otras aeronaves del Ejército del Aire como los cazas Eurofighter y F-18, así como ejercicios de otras patrullas aéreas extranjeras.
COMENTANDO LAS EXHIBICIONES
En total, Don Felipe y Don Juan Carlos han estado casi cinco horas disfrutando del Festival Aéreo y en todo momento se les ha visto sonrientes, relajados y comentando las exhibiciones aéreas que estaban presenciando. Una vez finalizado el ejercicio de la Patrulla Águila, exhibiendo los colores de la enseña nacional, el Rey y su padre han abandonado la base, en torno a las 15.45 horas, en el mismo helicóptero en el que habían llegado.
Don Felipe y Don Juan Carlos han estado acompañados en su visita por el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, y el jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, general Francisco Javier García Arnaiz, así como el homólogo de éste en el Ejército del Aire de Italia y el embajador de Francia, entre otras autoridades.
Fuentes de el Casa Real han explicado que la visita de hoy no era oficial, sino que ha tenido lugar debido al interés personal tanto del Rey como de su padre por presenciar las exhibiciones aéreas celebradas con motivo del 75 aniversario del Ejército del Aire.
Mañana, domingo, Felipe VI volverá a ponerse el uniforme, esta vez el de capitán general del Ejército de Tierra, con motivo de la celebración de la Fiesta Nacional. En esta ocasión, el Rey no estará acompañado por su padre, pero sí por la Reina doña Letizia, por la Princesa de Asturias, Leonor, y por la Infanta Sofía.
UNOS 250.000 ASISTENTES
Para la organización de este festival, que ha sido abierto al público en general, han trabajado más de 2.000 personas, entre personal español y extranjero, y en su financiación han colaborado distintos patrocinadores, en su mayoría empresas privadas como Indra, Iberia o Airbus.
Fuentes del Ejército del Aire han confirmado que al Festival Aéreo han asistido unas 250.000 personas que también han podido disfrutar de una exposición estática con aeronaves tan representativos como el caza Eurofighter, los aviones Harrier de la Armada o los helicópteros Chinook del Ejército de Tierra. También ha estado expuesto un Airbus A400M, el avión de transporte militar del que el Gobierno ha encargado 27 unidades, aunque la primera no será entregada hasta enero de 2016.
Por lo tanto, las fuentes consultadas han confirmado que con la asistencia al festival se han superado todos los pronósticos iniciales y por este motivo mucha gente que ha acudido a la base aérea se ha quedado sin poder entrar.
Por eso, en las carreteras colindantes a las instalaciones muchos conductores han decidido parar sus vehículos en el arcén y poder así presenciar, aunque mucho más lejos, de las acrobacias y exhibiciones de las aeronaves.