Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno "habría prevaricado" de no haberle concedido el tercer grado a Bolinaga

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado que de no haberle concedido el tercer grado del etarra Uribetxeberría Bolinaga, el Gobierno habría "incurrido en prevaricación" ya que su caso "cabía absolutamente en el ámbito de aplicación de la ley". "Podemos discrepar, pero todos estamos sometidos al imperio de la ley", ha aseverado en una rueda de prensa en la que también ha reconocido que aunque no se arrepienten de haber tomado dicha decisión les ha "dolido" y "entienden las críticas", especialmente las de las víctimas, no así las de la izquierda abertzale, a quien ha acusado de estar haciendo "campaña" con este asunto.

"El Gobierno no actua en función de la estrategia de ETA sino en función de la Ley independientemente de lo que haga la izquierda abertzale y ETA, que hagan lo que les dé la gana y decir que hemos cedido es ofensivo y servir a la estrategia de ETA de manera consciente o inconsciente", ha aseverado el ministro durante una rueda de prensa ofrecida en la sede del Ministerio.
Al ser preguntado por la críticas vertidas en ese sentido por las víctimas del terrorismo, Fernández ha matizado que ellas quedan "excluídas de esta consideración general" y ha dicho que este colectivo siempre va a tener su "respeto" y "entendimiento". Con estas palabras se ha referido también al ser cuestionado acerca del anuncio de varias víctimas de ETA --una de ellas del propio Bolinaga-- de llevar a cabo una huelga de hambre a las puertas del Ministerio.
"La AVT estaba informada"
De hecho, ha asegurado que la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) había sido informada hasta dos días antes de adoptarse la decisión de conceder el tercer grado al terrorista. Fernández Díaz se comprometió al inicio de su mandato a informar a las víctimas de las decisiones del Gobierno en materia penitenciaria cuando hiciesen referencia a presos de ETA.
Según ha dicho, haber tomado esta decisión les ha "dolido" y "entienden las críticas". "Pero no gobernamos con los sentimientos, gobernamos con la Ley", ha zanjado en la última intervención de una comparecencia que se ha extendido durante más de una hora y media en la que también ha sido cuestionado acerca de las críticas vertidas por su compañero de partido y antecesor en el cargo Jaime Mayo Oreja, quien acusó al Ejecutivo de fortalecer a ETA con sus decisiones.
"No voy a polemizar con compañeros de partido pero con este procedimieto se han puesto en libertad a 23 etarras, 18 de ellos en la primera legislatura del Gobierno del PP y la circular interpretativa de Prisiones para estos casos es del año 2000, dictada por el actual secretario general de Prisiones (Ángel Yuste), que lo fue durante ocho años con el Gobierno del PP y por tanto cinco años del ministro Jaime Mayor Oreja y luego con Rajoy y luego con Acebes", ha respondido.
En ese sentido, ha defendido que en los ochos meses de su mandato han sido acercados tan sólo dos presos etarras enfermos, mientras que otros cinco en la misma situación han sido alejados así como otros 37 por razones de conducta en prisión. "Esta es la prueba del nueve", ha dicho.
Prisiones: La ley permite el tercer grado para presos graves
Instituciones Penitenciarias ha puntualizado a la víctima del etarra Uribetxeberría Bolinaga que ha anunciado una huelga de hambre ante el Ministerio del Interior, el guardia civil José Ángel Rodríguez Chacopino, que la ley sí permite otorgar un tercer grado penitenciario a un preso que se encuentre gravemente enfermo o con una enfermedad incurable sin la necesidad de que se encuentre en estado terminal.
El Departamento que dirige Ángel Yuste matiza así las declaraciones efectuadas por esta victima en una entrevista concedida a Europa Press en la que denunciaba que "el reglamento penitenciario contempla que se podría dar la libertad condicional a una persona terminal, pero este terrorista está grave, no terminal".
El pasado viernes la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias concedió a Uribetxeberría Bolinaga el tercer grado penitenciario como paso previo a una propuesta de libertad condicional por su estado de salud.
Fuentes penitenciarias han explicado que el artículo 104.4 del reglamento penitenciario permite esta posibilidad al recoger textualmente en su redactado que "los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad".