Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Díaz cree que Podemos e independentistas mostraron en el Congreso que con ellos no habrá mayorías sólidas

Reprocha al PSOE que ponga "línea roja" al PP y no al independentismo y le avisa de que para reformar la Constitución debe pactar con él
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, considera que lo que se vivió el miércoles en la sesión constitutiva de las Cortes demuestra que con Podemos, con sus alianzas y con los independentistas será muy difícil que el PSOE pueda formar "una mayoría parlamentaria, sólida, firme y estable" que es lo que hace falta para las reformas que España necesita.
En una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, Fernández Díaz se ha referido a las distintas fórmulas con las que prometieron sus cargos los diputados de Podemos y a la escenografía con la que algunos llegaron al hemiciclo. El ministro se ha remitido a varios editoriales publicados hoy en prensa para decir que el Congreso "no es un plató ni un teatro". Y ha remarcado que para gobernar es necesario contar con un grupo que apoye medidas difíciles.
Además, ha recordado que el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha descartado sumarse a un Gobierno con esos partidos, así que si el PSOE quiere gobernar sería en todo caso con Podemos y con los independentistas, o al menos con su "connivencia o abstención". Así, ha distinguido lo que es "matemáticamente posible" de lo "políticamente posible" y, además, ha puesto en duda que eso fuese bueno para España.
A su modo de ver, lo que sería "razonable" sería que el PSOE aceptase la oferta del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, de un Gobierno que cuente con el apoyo de 'populares', socialistas y Ciudadanos, ya sea con gobierno con de coalición o con un pacto de legislatura --"como se concreta eso es ya algo instrumental", ha dicho--.
Fernández Díaz ha argumentado que ese Gobierno sumaría el apoyo de 253 diputados que, además, comparten su visión de la unidad de España y la igualdad de las españoles, de la presencia de España en la UE y de cómo luchar contra el terrorismo yihadista.
QUE SE REPITAN LAS ELECCIONES ESTÁ EN MANOS DEL PSOE
Además, ha reprochado al líder del PSOE, Pedro Sánchez, que no tenga líneas rojas para negociar con los independentistas y en cambio sí se la ponga al PP, "línea roja y estigmatización".
De hecho, le ha recordado que si quiere una reforma constitucional tiene que pactar con los 'populares', porque tienen más de un tercio del Congreso y mayoría absoluta en el Senado. "Es legítimo que uno aspire a presidir un Gobierno pero no diciendo cosas que no puede cumplir", ha dicho.
Para Fernández Díaz, si al final no hay acuerdo de Gobierno y se repiten las elecciones será un "fracaso", porque supondrá que los políticos no han sabido "gestionar el voto de los ciudadanos", pero ha recalcado que la decisión está en manos del PSOE. "Si el PSOE quiere que vayamos a elecciones repetidas, pues vamos, creo que no es una buena fórmula pero tampoco lo es presentar chantajes políticos", ha argumentado.
"¿ES QUE SON MARCIANOS LOS CIUDADANOS?"
También ha dejado claro que no contempla la posibilidad de que Rajoy renuncie a ser presidente para facilitar ese acuerdo, porque es a quien los ciudadanos han votado. "¿O es que son marcianos los ciudadanos?", se ha preguntado, subrayando que en todo caso habría que pedir "las cabezas de los que han perdido".
En ese sentido, ha opinado que lo sucedido en Cataluña --donde la CUP permitió la formación de Gobierno cuando Artur Mas renunció a presidirlo-- "es un precedente pero no digno de ser imitado" y ha asegurado que no se imagina "al PSOE imitando a la CUP". Y ha aprovechado para decir que la CUP ha terminado este proceso "de manera insólita", con diputados dimitidos y "pidiendo perdón" por retrasar la investidura.
Además, ha recordado a Sánchez que su partido sacó el peor resultado de su historia y fue cuarta fuerza política en Madrid, la circunscripción por la que se presentaba el candidato, y que pese a ello ya han conseguido al presidencia del Congreso. Para aspirar a presidirlo todo, ha dicho, "hay que ganar algo". "Un poco de humildad, querido Sancho", ha ironizado.
Por último, ha asegurado que, aunque el PSOE afirma que negoció la composición de la Mesa del Congreso sólo con Ciudadanos, "el PP ha negociado con el PSOE" además de con los de Albert Rivera.