Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Díaz insiste: "Si cuando se ha atravesado la primera valla ya es España, ¿para qué hay una segunda valla?"

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha defendido una vez más el trabajo de las fuerzas de seguridad en el perímetro fronterizo de Ceuta y Melilla en el control de la inmigración ilegal: "Si cuando se ha atravesado la primera valla ya se está en España, ¿para qué hay una segunda valla?, ¿para qué está la Guardia Civil entre vallado?", ha preguntado.
Fernández Díaz ha asistido este jueves a la conferencia del presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, en el Fórum Europa, donde ambos han coincidido en señalar la inmigración como asunto en el que debe implicarse toda la Unión Europea y han defendido la labor de las fuerzas de seguridad españolas en las fronteras con Marruecos.
En este punto, el ministro ha propuesto "adaptar el marco jurídico" a la "realidad especial" de Ceuta y Melilla y ha recordado que no existe ninguna norma que detalle cómo deben hacer frente las fuerzas de seguridad a su misión de combatir el tráfico ilegal de personas y mercancías. "Por eso la Guardia Civil ha desarrollado un concepto operativo de vigilancia de control, que ha venido aplicando ininterrumpidamente desde hace muchos años y nosotros hemos heredado porque nos parecía bien", ha argumentado.
Fernández Díaz considera que este asunto no puede "limitarse" al concepto geográfico de frontera o un análisis meramente jurídico porque supondría "ignorar una parte muy importante de la realidad" y ha insistido en preguntar qué misión tiene la Guardia Civil si, una vez saltada la primera valla, los inmigrantes ya están en territorio español. ¿Por qué hay entonces una sirga tridimensional o la segunda valla?", ha vuelto a preguntar.
A su juicio, esto demuestra la necesidad de abordar "conjuntamente" una solución a esta realidad porque la controversia "no favorece a nadie" y ha vuelto a reclamar un pacto de Estado en el que se incluyan todas las fuerzas políticas dispuestas a buscar una solución y no quieran "sacar rédito partidista del drama" de la inmigración.
CONDICIONES PARA SENTARSE A NEGOCIAR
Según ha reconocido, si se pretende que la inmigración sea un asunto comunitario, primero debe ser política de Estado, y ha agradecido al PSOE su disposición al acuerdo. Para ello, ha manifestado su esperanza de que, una vez superados en el Congreso los debates sobre la tragedia de la playa del Tarajal el pasado 6 de febrero, donde murieron 15 personas, y también superadas las elecciones europeas del 25 de mayo, se den las "condiciones" para sentarse a la mesa y "negociar una auténtica política de Estado en inmigración".
En este discurso, ha querido también dejar claro que "el patrimonio del humanitarismo y la compasión" hacia los inmigrantes "no lo tienen unos", sino que "es compartido por todos" y todo el mundo reconoce su "respeto, compasión y solidaridad" hacia las personas que tratan de cruzar la frontera y "aspiran legítimamente a un futuro que en sus países de origen no pueden encontrar".
Pese a todo, ha insistido en que España tiene una determinada capacidad de apoyo y "el peor favor" que se puede hacer a las personas que vienen de otros países es "facilitar la inmigración ilegal", porque con ello se estarán creando las condiciones y caldo de cultivo para la aparición del racismo y la xenofobia. "Debemos tratar estos temas con responsabilidad y sentido común porque son cosas muy serias", ha sostenido.
A MILES DE KILÓMETROS LAS COSAS SE VEN MUY CÓMODAMENTE
Fernández Díaz ha aprovechado para enviar también un mensaje a la comisaria europea Cecilia Malström cuando ha reprochado que, "a veces se ven las cosas muy cómodamente desde miles de kilómetros de distancia" y se dan consejos o críticas que, pese a ser "bien recibidas", deben "ir acompañadas de algo más.
"Europa se tiene que implicar. Necesitamos la ayuda y solidaridad del conjunto de la Unión Europea", ha insistido el ministro aludiendo a la muerte de inmigrantes el pasado mes de febrero y reconociendo que "sería injusto" que esa sea la imagen que muchas personas tengan de Ceuta.