Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Díaz alerta de que la declaración de persona 'non grata' a Rajoy puede provocar "agresiones"

El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, ha planteado que la declaración de persona 'non grata' por parte del Ayuntamiento de Pontevedra contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fomenta odio y puede generar "eventuales agresiones" y "descalificaciones de todo tipo".
Fernández Díaz ha hecho estas declaraciones durante una rueda de prensa en la que ha presentado un balance sobre delitos de odio y ha aprovechado la pregunta de un periodista sobre la declaración de persona 'non grata' para relacionar ambos temas. Para ello ha leído la declaración oficial de la figura de delitos de odio, según la cual, afecta a "toda forma de expresión que difunda, incite, promueva o justifique u otras formas de odio".
Acto seguido, ha añadido lo siguiente: "si tu a una persona la declaras 'non grata' a mi me cuesta mucho pensar que eso no signifique que, en la medida que esa persona es 'non grata', estás incitando a un discurso de odio con las consecuencias que conlleva, eventuales agresiones, descalificaciones de todo tipo, etc. Tengamos esto en cuenta".
"La intolerancia se instala con algunas declaraciones, lo digo por la declaración de persona 'non grata'", ha reiterado al tiempo que se ha mostrado contrario a este tipo de declaraciones por una discrepancia política. A su entender, debería estar reservado a personas que cometen graves delitos como terroristas o personas que cometen delitos de odio.
En la rueda de prensa también ha sido preguntado por la condena de entre seis y ocho meses para a los radicales que asaltaron la librería Blanquerna en la Diada de 2013 o el archivo de la pitada al himno nacional en la final de la Copa del Rey. Ha eludido responder amparándose en el "respeto a las decisiones judiciales", aunque ha dado su punto de vista sobre cómo reaccionar ante estas situaciones: "como norma general, cuando se trata de conductas que pueden definirse en delitos de odio, en la duda, actúo".