Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Díaz mantiene lo dicho sobre investigaciones al PP pero dice que no cuestiona la independencia de los jueces

El ministro de Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, ha defendido este jueves que sus declaraciones sobre el número de casos por corrupción abiertos contra el Partido Popular fueron una constatación "de lo que estaba sucediendo", si bien ha asegurado que ello no cuestiona "mínimamente" la separación de poderes, ni la independencia del poder judicial.
"Ya he dicho lo que tenía que decir, otra cosa es la interpretación que se haya podido dar de lo que dije. Yo, lo que dije, fue constatar lo que se estaba haciendo, lo que estaba sucediendo", ha respondido a la prensa en Bruselas, al ser preguntado por las críticas de las asociaciones de jueces hacia sus palabras.
"Respeto profundamente la separación de poderes. Sin separación de poderes no hay democracia", ha añadido.
El ministro ha recalcado que no quería añadir comentarios a sus primeras declaraciones, pero, al tiempo, ha matizado que en ellas no había "nada que cuestione mínimamente" la separación de poderes, ni la independencia del Poder Judicial.
El miércoles, las principales asociaciones de jueces y de fiscales criticaron a Fernández Díaz por proyectar "sospechas de parcialidad política" en las investigaciones judiciales que afectan al Partido Popular por casos de corrupción, en unas declaraciones públicas que calificaron de "insidiosas" y por las que reclaman una rectificación.
La polémica responde a unas declaraciones del ministro en funciones el pasado lunes, en las que Fernández Díaz aseguró que le "llamaba la atención que sólo salgan casos de corrupción que afectan al PP", en un momento en el que los grupos políticos negocian la formación del nuevo Gobierno.