Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Díaz no permitirá que ni "terroristas" ni quienes les "jalean" escriban el "relato de lo sucedido"

Dice que el Estado de Derecho "no está en tregua" y que seguirá actuando "mientras ETA no se disuelva" El ministro asegura que no permitirá que "terroristas psicópatas, ni quienes les jalean escriban el relato de lo sucedido"
Dice que el Estado de Derecho "no está en tregua" y que seguirá actuando "mientras ETA no se disuelva"
El ministro asegura que no permitirá que "terroristas psicópatas, ni quienes les jalean escriban el relato de lo sucedido"
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha advertido de que el Gobierno "no va a permitir que terroristas psicópatas, ni quienes han estado jaleando, aplaudiendo o mirando hacia otro lado mientras ETA aterrorizaba al conjunto de la sociedad, sean los que escriban el relato de lo que sucedido" y ha recordado que el Estado de Derecho "no está en tregua" y que seguirá actuando "mientras ETA no se disuelva"
Fernández Díaz ha realizado estas declaraciones en Vitoria, donde ha firmado con el alcalde de la ciudad, el 'popular' Javier Maroto, un protocolo para "impulsar" el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, en el día en el que se cumplen tres años del anuncio del cese de la violencia por parte de ETA.
El ministro ha defendido que las víctimas del terrorismo tienen el derecho a que "se respete su memoria, se salvaguarde su dignidad, a que se les haga justicia" y ha explicado que con la firma de este protocolo se sientan las bases de este centro Memorial que espera "contribuya de manera determinante a establecer el relato de la verdad histórica de lo sucedido".
En este sentido, ha hecho referencia a la entrevista publicada este lunes en un medio de comunicación escrito, a Josu Zabarte, el 'carnicero de Mondragón' en la que declara: "Yo no he asesinado a nadie, yo he ejecutado. No me arrepiento".
En este sentido, ha criticado que los "terroristas psicópatas" buscan "imponer su relato para futuras generaciones". "No vamos a consentir que terroristas psicópatas ni quienes han estado jaleando, aplaudiendo o mirando hacia otro lado mientras ETA aterrorizaba al conjunto de la sociedad, que sean ellos los que escriban el relato de lo que sucedió", ha advertido.
Por ello, ha insistido en la necesidad de contar con una "verdad histórica" de lo sucedido para que "no se reproduzca esa tragedia". "Debemos dignificar la memoria de las víctimas, hacerles justicia y contribuir a que se sepa, a que se escriba y quede establecido el relato de lo que ha sucedido", ha insistido.
Fernández Díaz ha criticado que en la entrevista, Zabarte hace "apología del terrorismo", narrando desde su experiencia lo sucedido, por lo que considera que "bastaría con esto para poner de manifiesto, la urgente necesidad de contar con un centro de estas características con el objetivo de que "frente a versiones tergiversadas de terroristas, psicópatas u otro tipo de personas, prevalezca la verdad histórica".
El ministro ha destacado que mantiene una comunicación "muy frecuente" con las asociaciones de víctimas, así como con la Fundación de víctimas del terrorismo y se ha mostrado convencido de que habrán sentido "lo que cualquier persona normal, habrá sentido cuando ha leído" la entrevista del que ha calificado como psicópata, ya que cree "evidente" que "solo una persona de esas características puede hacer ese tipo de afirmaciones".
Tras recordar el "consenso" con el que fue aprobada la Ley de reconocimiento y protección de las víctimas del terrorismo, ha expresado su voluntad para que este Centro Memorial, previsto en dicha ley, "prolongue" la voluntad de consenso político y social" con el que contó la norma. Para ello, se va a crear una Comisión de catorce expertos que emitirá un dictamen para que el Ministerio del Interior pueda fijar las directrices con las que pueda elaborar el Memorial.
Ante la ausencia en el acto de representantes del Gobierno vasco, ha informado de que el Ministerio ha informado al Ejecutivo de Urkullu del proyecto del Memorial y le ha pedido que les "sugieran" nombres para que participen en la Comisión de expertos. Asimismo, ha insistido en que no buscan que sea un Centro "partidista" sino que quieren que "trascienda" a los gobiernos tanto de España, País vasco como de Vitoria, con independencia de los "colores políticos" que gobiernen en las mismas. "Es bueno que las instituciones caminemos juntas", ha subrayado.
El centro se ubicará en el edificio de la antigua sede del Banco de España propiedad del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que se encuentra en desuso desde hace más de una década. Según ha explicado, los presupuestos generales de 2015 incluyen dos partidas que superan los 4 millones de euros destinadas a iniciar los trabajos de "adaptación" del edificio para este nuevo uso y para gestionar el centro.
Además, el Ministerio que se encuentra trabajando para decidir la "fórmula jurídica" que debe tener este centro y ha reconocido que "no es seguro" que las obras vayan a estar terminadas el próximo año pero el objetivo es que el centro comience a funcionar en 2015 en un local provisional.
"Trabajamos para que este centro esté a la altura de la dignidad que las víctimas requieren y a la altura de la tragedia que aquí ha sucedido. Esperamos que sirva para que todos los vascos y el resto de españoles conozcan de verdad lo que aquí sucedió y que en las conciencias de los ciudadanos, nada más se pueda reproducir", ha indicado.
3 AÑOS SIN VIOLENCIA
Por otro lado, ha hecho referencia a los tres años sin violencia de ETA para subrayar que la banda está "absolutamente derrotada" y que "la vuelta a su actividad terrorista es irreversible". Al respecto ha indicado que la banda espera una negociación con el Gobierno para proceder al desmantelamiento de "lo que queda" de su aparato técnico logístico con acciones como el sellado de sus zulos - "espero que de una manera más seria de lo que hizo hace unos meses"- de entrega de las armas y disolución.
El responsable de Interior ha hecho referencia al intento de negociación de ETA llevado a cabo sin éxito en Noruega, país del que interlocutores de ETA fueron expulsados en febrero de 2013, cuando se "cansaron de esperar", y ha afirmado que esto demuestra que el Gobierno "decía la verdad" y que "no ha negociado ni piensa negociar nada con la banda ETA y que lo que tiene que hacer la banda es disolverse". "El Estado de Derecho no está en tregua, vamos a seguir actúan mientras ETA no se disuelva", ha señalado.
Asimismo, no ha querido comentar las declaraciones que consideran que ETA "puede mantenerse siendo un actor político o una ONG" porque "se califican por sí mismas" y ha insistido en que la banda busca "perpetuarse como un actor político, en el nuevo escenario político vasco", algo que el Gobierno central "no va a consentir". "Mientras ETA no desaparezca, se trata de una organización terrorista que aunque esté inoperativa, está viva y el Estado de Derecho va a actuar contra ella", ha advertido.
Durante la comparecencia del ministro, un grupo de miembros de la asociación de familiares de presos de ETA Etxerat se han concentrado frente al Ayuntamiento de Vitoria para rechazar la Política penitenciaria de dispersión de sus allegados en las cárceles.