Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernando Savater: La agresión de Alsasua es un intento de "cosechar" los "efectos de la domesticación" de ETA

El filósofo y escritor dice que la izquierda abertzale debería "condenar a ETA como organización contraria a la democracia"
El filósofo y escritor Fernando Savater considera que la agresión a los dos guardias civiles en Alsasua en octubre de 2016 es una prueba de la intención de "cosechar" los efectos de la "domesticación social" que ha intentado la banda terrorista ETA, porque aunque en la actualidad "afortunadamente parece que militarmente ya han perdido, continúan muy activos en el País Vasco y en Navarra en cosechar los efectos de la domesticación".
Así se ha pronunciado durante su intervención en el encuentro 'De Hipercor a Ermua. El terrorismo de ETA y sus víctimas', que se celebra esta semana en los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), con motivo del 30 aniversario del atentado de Hipercor y del 20 aniversario del secuestro y asesinato del concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco.
Con respecto a Alsasua, el filósofo ha defendido que la sentencia judicial "será importante" porque la agresión --"no fue una gresca de bar", ha asegurado-- es "el intento" de grupos que "quieren determinar quién va a poder vivir".
"Y eso no se puede consentir. No se puede consentir que digan quién puede vivir y quién no. Hay que impedir que cosechen lo que sembraron", ha proclamado, al tiempo que ha precisado que aunque ETA no ha conseguido cumplir "del todo" su objetivo de "domesticación", sí "se ha conseguido en buena medida gracias a la violencia".
De este modo, ha recordado que la violencia de la banda terrorista ETA "sembró unos miedos y una división" y ha alertado de que la post-verdad, "lo que antes se llamaba mentira", trata de presentar a una banda terrorista "cuya intención era buena frente a los que maltrataban e invadían el País Vasco".
"La violencia no nace del conflicto, sino que es el conflicto el que crea la violencia. La violencia es la que divide a la sociedad, la que crea dos bloques", ha precisado el filósofo y escritor, para añadir que "lo que tendría que condenar la izquierda abertzale, es a ETA, sus pompas y sus obras".
CONDENAR A ETA "COMO ORGANIZACIÓN CONTRARIA A LA DEMOCRACIA"
En este sentido, ha insistido en que la izquierda abertzale debe "condenar a ETA como organización contraria a la democracia", que, en su opinión, es "la primera víctima" del terrorismo. "Eso es lo que tienen que reconocer, que ETA era un movimiento contrario a la democracia, que iba buscando su destrucción", ha manifestado.
A este respecto, ha hecho referencia al discurso de la izquierda abertzale, que sí reconoce que ETA cometió "excesos", pero que desde su punto de vista "era una defensa propia frente a la policía, los torturadores".
"La post-verdad consiste en presentar a una banda terrorista cuya intención era buena frente a los que maltrataban e invadían el País Vasco", ha advertido Savater, quien ha añadido que este tipo de discursos lo que busca es convertir la violencia etarra "en una de las violencias que había".
Por este motivo, además de criticar la "demagogia" de algunos partidos políticos como Podemos, que "es nacionalista para los no nacionalistas y nacionalista para los nacionalistas", ha defendido la lucha "contra el efecto político de ETA" y que al apoyarlas lo que se trata es "simbolizar en ellas a la víctima fundamental, que es la democracia" y no sólo "acogerlas con solidaridad humana".
Por este motivo, aboga por "no abandonar a las víctimas en su desgracia" y por que den "el mayor impulso político posible a su discurso", de modo que no sea "victimista", sino "propositivo".
"A ETA NO HAY QUE DARLE NADA"
En su intervención, Savater también ha incidido en que el terrorismo etarra ha conseguido "una hegemonía nacionalista que probablemente es mucho más abultada de lo que correspondería por la voluntad de los votantes", hasta el punto de que, a su juicio, ha habido "un repliegue efectivo de los partidos constitucionales".
En este sentido, considera que "una de las cosa notables" del post-terrorismo es que en las elecciones posteriores al final de la violencia en el País Vasco "los partidos que prácticamente han desaparecido, tienen menos representación o van a menos son los partidos constitucionales", los que eran objetivo "mayoritariamente" de la violencia etarra.
Por otro lado, ha reivindicado que una vez que ha acabado la violencia "a ETA no hay que darle nada y ha asegurado que "no hay más que una reconciliación, cumplir la ley". "El plan de paz es cumplir la ley. La mejor forma de asumir el arrepentimiento es cumplir la ley. Se arrepentirá el primero que diga 'me han condenado y bien condenado estoy'", ha proclamado.
Finalmente, ha comentado que en política penitenciaria "no se puede crear una división positiva que justifique la idea de los presos políticos" porque ha negado que los presos etarras sean presos políticos. "Un preso político está en la cárcel por haber hecho un acto político. Matar gente no es hacer un acto político. Poner bombas no es hacer un acto político", ha zanjado.