Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Finaliza el encierro de los trabajadores afectados por el ERE de la base de Morón en el Ayuntamiento de Utrera

Los trabajadores afectados por el tercer Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que promueve Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), la sociedad que gestiona los servicios civiles de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) para las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa, finalizan este sábado el encierro en el Ayuntamiento de Utrera (Sevilla) que continuará este lunes en las dependencias municipales de Arahal --verdadero término municipal al que pertenece la base-- tras el apoyo del Consistorio.
Según ha indicado en declaraciones a Europa Press el presidente del comité de empresa de VBR, José Armando Rodríguez (UGT), este sábado al mediodía finalizará el encierro en el Consistorio de Utrera que se inició el pasado jueves y que continuará este lunes tras el apoyo del primer edil del Ayuntamiento del Arahal, Miguel Ángel Márquez (IULV-CA), para continuar las acciones para reivindicar "el ajuste de los costes de los servicios civiles de la base sin necesidad de despidos, proponiendo mayores indemnizaciones y la voluntariedad de acogerse al ERE para evitar en la medida de lo posible los despidos traumáticos".
Explica que la directiva de la empresa no ha aceptado los términos del plan de viabilidad "industrial y social" propuesto por el comité de empresa como alternativa a este nuevo ERE, el tercero desde 2010, destinado a extinguir 55 puestos de trabajo con indemnizaciones de 20 días de sueldo por cada año de servicio.
Asimismo, continúan en gestiones con el alcalde de El Coronil, Jerónimo Guerrero (PSOE), para seguir con las protestas en este pueblo que según ha manifestado Rodríguez es un "pueblo bastante combativo en temas laborales y sociales" debido a que algunos de los trabajadores despedidos en este último ERE pertenecen a este municipio.
Rodríguez ha manifestado que "parece" que la empresa no ha cedido a las demandas de los trabajadores y que la presión ha dado un "efecto no deseado" ya que "no está sometida a una presión laboral suficiente como una huelga" por lo que no ve "necesario adoptar medidas para disminuir las consecuencias del ERE".
En este mismo sentido, también continúan pendiente de la próxima Cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que se celebrará durante los días 4 y 5 de septiembre en Gale (Reino Unido) donde según Rodríguez el ministro de defensa, Pedro Morenés tendrá la "oportunidad" para conversar con su homólogo norteamericano, Chuck Hagel, para "abordar" el asunto.
Del mismo modo, Rodríguez ha manifestado que "confían" en Morenés desde la reunión mantenida el pasado mes de julio y a quien además "mantienen informado de todas las acciones" a través de intermediario propuesto por el ministro. También están a la espera de la reunión entre la presidenta de la Junta de Anducía, Susana Díaz y el embajador de Estados Unidos en España, James Costos, donde espera llegara acuerdos para solucionar el conflicto.
Además, Rodríguez ha recordado que esta nueva tanda despidos llega mientras el Tribunal Supremo (TS) tiene aún pendiente de resolver el recurso promovido contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que declara "no ajustado a derecho" el expediente de regulación de empleo consumado por VBR en 2013 con 66 despidos, sentencia que sin embargo no anula tales despidos.
Para Rodríguez, las consecuencias de estos dos últimos ERE han sido consecuencia de un primer "mal acuerdo" tras los primeros despidos en 2010 por parte de la empresa y el comité de empresa de aquel momento donde la empresa "vendió como bueno".