Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Firma un acta ante notario para acreditar que pagaba a su abogado 85.000 euros y huye con el sobre del dinero

El alto tribunal confirma la condena a 6 meses de cárcel por estafa en grado de tentativa
El Tribunal Supremo ha condenado a seis meses de cárcel y multa de 900 euros a un ciudadano de Málaga que huyó con un sobre con 85.000 euros desde el despacho del notario en el que acababa de firmar el acta que acreditaba la entrega a su abogado de 85.000 euros acordados por el pago de una minuta.
Los hechos declarados probados por la Audiencia de Málaga, y ahora confirmados por el Supremo, relata que el acusado, José Luis M.I., se negó a pagar la minuta por importe de 107.952,91 euros que le pasó su abogado por defenderle en una causa, si bien después contactó con una persona que mediara con su letrado a fin de alcanzar una solución extrajudicial a los honorarios que se le reclamaban.
Como consecuencia de esta mediación se acordó que se pagarían 85.000 euros ante notario, hechos por los que los tres implicados acudieron a una Notaría situada en la calle Marqués de Larios de la ciudad de Málaga.
Una vez allí, y mientras el acusado y su abogado firmaban el acta notarial que documentaba el referido acuerdo, el mediador se quedó custodiando el sobre que contenía los citados 85.000 euros en billetes de quinientos. Tras la firma y al salir el notario de la Sala, José Luis pidió el sobre al mediador y, lejos de entregarlo a su abogado, le dijo "ahora te has quedado sin dinero" y salió precipitadamente del local. El abogado, presa de indignación, arrebató el acta al notario y la hizo trizas.
El Supremo rechaza todos los motivos del recurso del acusado y confirma la pena de seis meses de prisión, y multa de 900 euros que le impuso la Audiencia de Málaga por un delito en grado de tentativa. Se tiene en cuenta la reparación del daño porque finalmente había pagado a su abogado.