Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Fiscal Superior vasco echa en falta en el comunicado del EPPK la petición expresa de perdón a las víctimas

Dice que, aunque ETA se disuelva, los delitos serán juzgados, y cree que para el acercamiento no hace falta cambiar la Ley
El Fiscal Superior del País Vasco, Juan Calparsoro, echa en falta en el comunicado del Colectivo de Presos de ETA, EPPK, del 28 de diciembre, la petición expresa de perdón a las víctimas. Además, ha subrayado que, aunque ETA se disuelva, los delitos serán juzgados, y cree que, para el acercamiento de los reclusos, no hace falta cambiar la Ley.
En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Calparsoro ha considerado la declaración del EPPK que asume la legalidad penitenciaria a la hora de aceptar las vías individuales para su excarcelación como "positiva de cara a la reinserción social", que es el fin "primordial de las penas privativas de libertad".
No obstante, ha considerado que en el comunicado "no se incluye la petición expresa de perdón". "Yo hecho en falta estas expresiones. Yo creo que la declaración debería incluir esta petición de excusas y perdón a las víctimas", ha añadido.
El máximo representante de la Fiscalía vasca ha señalado que la situación penitenciaria del presos "es individual" porque no se pueden "dar grados colectivos". "Habrá que ver la evolución de cada presos, y la petición de perdón es un requisito que se exige por la Ley y el Código Penal para determinadas progresiones de grado, para la obtención de libertades condicionales", ha dicho.
A su juicio, también existen otros "hechos o circunstancias que pueden favorecer una progresión de grado o un tratamiento más flexible o más beneficioso para el penado".
VÍA NANCLARES
Juan Calparsoro ha destacado que, en el caso de la 'Vía Nanclares', "ha habido una desvinculación" de ETA y una petición de perdón. En el caso de los reclusos del EPPK, parece que se va materializar por parte de estos presos en unas peticiones en los diferentes centros penitenciarios de los que dependen de cara a la obtención de los beneficios que les puedan corresponder", ha precisado.
Sin embargo, ha recordado que la decisión "dependerá de las diferentes Juntas o tipo de tratamiento de cada centro, de Instituciones Penitenciarios, y en último término, ante un posible recurso, del Juzgado Central". "Todo esto tiene un recorrido", ha apuntado.
DISOLUCIÓN DE ETA
A su juicio, "es verdad que el hecho de que se disuelva ETA supone un paso importante de cara al pronóstico de los que están pendientes de enjuiciamiento porque ello supone una variación de una realidad objetiva que, sin duda alguna beneficiará a todos aquellos que estén, bien cumpliendo una condena derivada de pertenencia a ETA o por atentado terrorista, bien pendientes de una sentencia o un enjuciamiento por estos hechos".
No obstante, ha precisado que los delitos "tienen que ser juzgados e investigados". "Que ETA se disuelva no supone, ni mucho menos, que no deban investigarse los delitos que se han cometido, ahora, lógicamente las perspectivas mejoran para todos", ha apuntado.
A su juicio, para cambiar la política penitenciaria, no es necesario que se modifique la Ley. "No necesariamente, pero vendría bien", ha añadido, para precisar que las leyes "marcan unos máximos y mínimos". "Hay unos márgenes y, en esos márgenes, puede haber una modificación, como el acercamiento de presos. En ese caso, no hace falta cambiar la Ley, es un caso que puede decidirlo Instituciones Penitenciarias", ha apuntado.