Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscalía y Hacienda reducen en 10.200 euros el dinero que el exduque defraudó a la AEAT

La Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado, personada en el caso Nóos en representación de la Agencia Tributaria, ha rebajado en 10.213 euros la cantidad que, según sostienen, Iñaki Urdangarin defraudó a Hacienda a través de Aizoon, de la que es copropietario junto a la Infanta Cristina. De este modo, ambas acusaciones han rebajado de 337.138 a 326.925 euros los fondos que el exduque presuntamente dejó de abonar al fisco.
Tanto el Ministerio Público como los servicios jurídicos del Estado han dado a conocer estas conclusiones, durante la jornada de este viernes del juicio por esta causa, tras recalcular las cifras que durante estos días han expuesto varios peritos de la AEAT. Las acusaciones consideran así que Urdangarin defraudó 174.575 en la cuota del IRPF de 2007 y 152.350 en la de 2008.
Ambas acusaciones acusan al exduque de la comisión de dos delitos fiscales -por cada uno de los cuales reclaman tres años de cárcel- al apuntar que el encausado percibió retribuciones procedentes de entidades privadas por su condición de consejero asesor que, sin embargo, eran facturadas a través de Aizoon con el fin de tributar menos en su declaración de la renta.
En concreto, las empresas de las que cobró el acusado, cuyas retribuciones facturó a través de Aizoon y que según la AEAT deben ser consideradas rentas del propio Urdangarin e integrarse en su IRPF, son Motorpress Ibérica, Aceros Bergara, Mixta África, Pernod Ricard (Francia), Havas Sports France y Seeliger y Conde.
Las acusaciones también han rebajado la cantidad que el exsocio de Urdangarin, Diego Torres, habría defraudado por su parte, también en 2007, y que asciende a 380.700 euros. Sobre el exresponsable del Instituto Nóos pesa un delito fiscal por el que reclaman para él tres años de cárcel.