Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscalía del Supremo pide que se confirme la condena al exdiputado del PP José Luis del Ojo por prevaricación

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha pedido que se confirme la condena a siete años de inhabilitación al exdiputado del Partido Popular José Luis del Ojo por un delito de prevaricación, cometido cuando era concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Ogíjares (Granada), en la adjudicación de varias obras municipales.
El fiscal ha pedido este jueves la desestimación, tanto del recurso de la acusación particular, ejercida por el Ayuntamiento de esta localidad granadina, como del de la defensa, y ha reclamado así el mantenimiento de la pena impuesta por la Audiencia Provincial de Granada, que consideró que Del Ojo prescindió "total y absolutamente de todo procedimiento administrativo" a la hora de contratar esas obras y que era "prefecto conocedor" de las ilegalidades que cometía.
El exdiputado 'popular', que fue concejal de Urbanismo desde 2003 hasta octubre de 2006, aprovechó la ausencia del entonces alcalde de la localidad, Francisco Plata, para, en calidad de alcalde en funciones, contratar "verbalmente" con la empresa 'Promociones y Construcciones García Mejías' varias obras en el edificio del Ayuntamiento, una plaza y calles adyacentes en el verano de 2005.
Eludió los requisitos de "publicidad e imparcialidad en la contratación de las obras" y, además, con la finalidad de que las obras tuvieran la consideración de menores, por ser su cuantía inferior a 30.000 euros, "logró los informes necesarios" de técnicos del Ayuntamiento para avalar su "fraccionamiento", "cuando en realidad era una sola la obra en las calles y otra la del Ayuntamiento".
La acusación particular ha pedido este jueves que, debido a la "alarma social" generada, a Del Ojo no se le aplicase el grado mínimo de inhabilitación como concejal sino como teniente de alcalde y, de forma más genérica, para cualquier tipo de cargo que le impida volver a repetir licencias de obras por las que ha sido condenado.
"Son hechos de mucha gravedad e imponer el grado mínimo es ínfimo", ha indicado la acusación. Sin embargo, para el fiscal la inhabilitación impuesta por la sala de instancia es correcta porque esta medida sólo puede ser extensible a los cargos que el condenado venía desarrollando.
El letrado de la acusación ha puesto de manifiesto la "conducta prevaricadora a sabiendas de su injusticia" de Del Ojo, que, además, tenía advertencias del secretario y la interventora del Ayuntamiento que apuntaban a la ilegalidad de las obras. Esta conducta ha sido ratificada por el fiscal, que ha subrayado que el acusado sabía que "estaba fuera de los límites administrativos y que estaba dictando una solución arbitraria".
Según la acusación, en esta situación, además, existió "perjuicio" para el Ayuntamiento al no haber "lícita competencia ni pluralidad" para aspirar a realizar las obras sino que las dio sin concurso a Promociones y Construcciones García Mejías.
Por su parte, el abogado de la defensa ha pedido la libre absolución del exparlamentario al ver que no hay "requisitos fácticos ni objetivos" para considerar que haya prevaricación. La defensa ha atribuido al entonces perito aparejador del consistorio el fraccionamiento y contratación de las obras. "Lo dice él mismo y también lo dice el representante de la constructora", ha indicado.
CASA DE LA CULTURA
Por otro lado, el abogado de la acusación también ha hecho referencia a la adjudicación de la casa de la Cultura de Ogíjares, procedimiento en el que la Audiencia Provincial no vio relevancia penal y absolvió a Del Ojo del delito relacionado con este asunto. Para la acusación, sin embargo, el historial de esta adjudicación y la relación del concejal con el responsable de la única empresa constructora que concurrió pone de manifiesto la existencia de indicios de que Del Ojo también habría incurrido en un delito de prevaricación.
Sobre este asunto, la defensa ha subrayado que la sentencia de la Audiencia granadina recoge que la mesa de contratación de esta obra estaba presidida por el alcalde y compuesta por siete vocales, entre los que no estaba el condenado. En línea con esto, el representante del Ministerio Fiscal ha rechazado que exista algún tipo delictivo en esta contratación al no estar presente el acusado.