Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía pide 18 meses de cárcel para dos jóvenes acusados de hacer pintadas callejeras con 'goras' a ETA

Los procesados niegan los hechos y afirman que ETA es una organización terrorista y la violencia no está justificada
La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha elevado a definitiva la pena de un año y medio de cárcel que solicita para Galder Barbado y Julen Ibarrola, acusados de cometer un delito de enaltecimiento del terrorismo al hacer varias pintadas callejeras en los municipios alaveses de Aiara y Amurrio en septiembre de 2014, en las que se podía leer "Gora ETA" o que incluían el anagrama de la banda terrorista.
La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal ha dejado este lunes visto para sentencia el juicio contra Barbado e Ibarrola, de 23 y 22 años, respectivamente, y cuya defensa ha solicitado la libre absolución al considerar que no ha quedado acreditada su participación en los hechos y, en todo caso, entender que el contenido de las pintadas "no es tan grave" como para justificar la condena a la que se enfrentan.
"Es una acusación cogida con pinzas con la única base de la intuición de un agente", ha destacado el abogado defensor al término de la vista oral, en la que ha declarado el ertzaina instructor del atestado para explicar que tuvieron conocimiento de varias pintadas a través de una llamada anónima recibida en comisaría y solicitaron un estudio grafológico y químico de las muestras de pintura.
Los acusados han negado haber realizado las pintadas callejeras y han reconocido a ETA como una "organización terrorista", al tiempo que han rechazado el uso de la violencia para la defensa de las ideas.
ACUSACIÓN DE LA FISCALÍA
La Fiscalía acusa a ambos de realizar una serie de pintadas en un camino vecinal de la localidad de Aiara (Álava) con la intención de ensalzar a los miembros de la organización terrorista y de humillar a sus víctimas. En ellas, se podía leer "Agur eta ohore eusko gudariak" (Adios y honor a los luchadores de Euskadi), o "Komponbidea bide, askatasuna helburu, erakundea ipar! Gora ETA" (Adios y honor a los luchadores de Euskadi).
En la calzada, dibujaron el hacha y la serpiente que conforman el anagrama de la banda terrorista, junto al lema "La lucha del pueblo nos hará libres", según el escrito de acusación del Ministerio Público.
Añade que los acusados realizaron otras pintadas en favor de 28 acusados de pertenecer a la organización juvenil de ETA, Segi, en Amurrio, en las que escribieron: "Desobediencia ante los juzgados".