Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscalía pide un año de prisión para dos 'indignados' detenidos tras el desalojo de la acampada de Palma

La defensa niega los hechos relatados por la acusación y denuncia la escasa actividad probatoria realizada durante el proceso
La Fiscalía solicita un año de prisión y una multa de 720 euros para los dos 'indignados' que el 3 de julio del pasado año fueron detenidos durante una protesta contra el desalojo de quienes durante esos días decidieron acampar en la Plaza de España en pro del movimiento 15M. En concreto, se les acusa de un delito de desobediencia grave y resistencia y de una falta de lesiones.
De hecho, el juez instructor de las pesquisas, mediante un auto al que ha tenido acceso Europa Press, ha acordado la apertura del juicio oral contra los inculpados Lluc Adrià C.M. y José María C.Q., quienes según el Ministerio Público desplegaron una resistencia activa contra los agentes policiales cuando éstos se encontraban dispersando a los 'indignados'.
Sin embargo, los acusados niegan los hechos tal y como los relata la Fiscalía en su escrito de calificación y aseveran que lo realmente acontecino no es constitutivo de infracción penal alguna. En su escrito de defensa, Lluc Adrià C.M, asistido por el letrado Pablo Alonso de Caso, apunta no obstante que para el supuesto de que así sean finalmente considerados, procedería alternativamente aplicar la atenuante de dilaciones extraordinarias e indebidas.
Y es que, según señala el abogado en su escrito, desde la primera actuación judicial realizada el 5 de julio de 2011 hasta el 5 de marzo de este año, cuando el magistrado decretó el fin de la instrucción de la causa, "pasaron siete meses en cuyo transcurso no se produjo actividad judicial alguna al respecto".
De hecho, el letrado ya denunció la escasa actividad probatoria del proceso, lo que cercenaba el derecho de defensa de ambos imputados. Es más, recriminaba que el auto que puso fin a las investigaciones carecía de argumentación fáctica y sí contaba con una fundamentación "parca, vacua y ambigua" que provocaba una "grave indefensión".
Fuentes policiales apuntaron entonces a que José María C.Q., para quien el juez instructor ha decretado una fianza civil de 400 euros, se montó sobre el monopatín que portaba en ese momento para acabar lanzándose sobre uno de los agentes, a quien dio un mordisco. Mientras tanto, Lluc Adrià C.M. comenzó supuestamente a propinar empujones a otro de los efectivos para defenderse de las cargas policiales que estaban produciéndose.
TRES AGENTES PARA REDUCIR A UNO DE LOS 'INDIGNADOS'
En concreto, los dos imputados fueron detenidos durante una marcha que parte de los 'indignados' realizó por el centro de la capital balear tras la concentración celebrada en Plaza de España por el desalojo de la acampada. Tres agentes de la policía fueron necesarios para reducir a uno de los 'indignados' y esposarle frente a más de un centenar de personas que se enfrentaban a gritos a los agentes de Policía exigiéndoles que detuvieran a los corruptos y no a los 'indignados'.
Durante las cargas policiales se vivieron momentos de tensión, sobre todo en la Plaza Santa Eulàlia así como frente al Mercado del Olivar y en la Plaza España. Concretamente, la Policía arrestó a uno de los 'indignados' frente al mercado del Olivar y al otro en la rebautizada como Plaza Islandia por parte del Movimiento 15-M.